Lenta agonía

Foto Archivo

POR Gerardo GARCÍA HERNÁNDEZ

La pérdida de registro de los partidos nacional Nueva Alianza (NA) y de Encuentro Social (PES), así como del local Vía Radical aún no se concreta luego de que no alcanzaron el tres por ciento de la votación total del 1 de julio; en el primer caso el Instituto Nacional Electoral (INE) deberá de formalizar la baja y en el segundo se deberá esperar a la conclusión de la cadena impugnativa de la elección a ayuntamientos.

El consejero presidente del Instituto Electoral del Estado de México (IEEM), Pedro Zamudio Godínez precisó que en lo que resta del año, las fuerzas políticas antes referidas continuarán gozando de sus prerrogativas y  sus derechos políticos.

En entrevista, recordó que en el mes de septiembre el INE iniciará con el proceso de liquidación de NA y PES, procedimiento que tardará un año.

En dicho periodo, puntualizó que ambos partidos tienen derecho a gestionar su registro en el ámbito local.

“El INE ha adelantado que será hasta septiembre cuando se inicie con el procedimiento de liquidación y una vez que se determine la pérdida de registro nosotros debemos hacer lo correspondiente para tramitar esa situación en el Estado de México”, aseveró.

Zamudio Godínez recordó que Vía Radical se encuentra en fase de prevención y con la designación de un interventor para vigilar sus recursos, pues está en el supuesto de no haber reunido el tres por ciento de sufragios.

No obstante, precisó que se formalizará su situación legal, una vez que se hayan resuelto todos los juicios de la contienda a alcaldes.

“Los partidos que no obtuvieron el tres por ciento perderán el registro y esto será un trámite que se tendrá que hacer cuando se tengan estos datos ya definitivos”, mencionó.

Finalmente, el titular del IEEM refirió que de las 170 órganos desconcentrados que vienen operando por la elección del 1 de julio, únicamente se han cerrado las juntas distritales y los consejos municipales continúan con sus actividades ordinarias hasta que concluya la etapa postelectoral, es decir, la cadena impugnativa de los resultados electorales.