Letras de Juan Gabriel

Eduardo Capetillo y su drama político

POR Juan Gabriel González Cruz

Alcanzar una alcaldía, la nueva novela de Capetillo

Propio de una telenovela noventera el actor, Eduardo Capetillo, ha hecho todo un drama legal y político de su sueño por ser alcalde mexiquense.

En lo legal

Esta semana el Tribunal Electoral del Estado de México (TEEM) le dio la razón al actor por cuanto hace a la protección de sus derechos políticos y ordena al ayuntamiento de Ocoyoacac emitir la constancia domiciliaria que ha solicitado en dos ocasiones, mismas que le fueron negadas. Pero, así como son los magistrados electorales tal vez se dejaron convencer con “una selfie o un autógrafo del actor”, porque desconocen el historial de esta puesta en escena.

Para desgracia de Eduardo los bienes de su familia son víctima de una indecisión de límites territoriales entre los municipios de Ocoyoacac y Capulhuac, ya que ambas demarcaciones y gobiernos tienen registrado en sus respectivos bandos los ranchos Capetillo y Puerta del Carmen. Ahora sí que Eduardo está como la India María… “Ni de aquí ni de allá”.

En lo político

Tumbo tras tumbo. Eduardo no es serio y ha trasladado a sus personajes de televisión al escenario político. Nunca definió por quién ni con quién, pues en su desesperación el señor Capetillo le ha tocado las puertas hasta el diablo. Primero fue placeado por el ex secretario de Salud estatal, César Gómez; luego se reunió con gente de la ex dirigencia estatal del PRI; a inicios de septiembre sostuvo un encuentro con el presidente local del PAN, Víctor Hugo Sondón; y recientemente buscó refugio de la agrupación Más Fortalecimiento Partidista (+FP). El que menos, le ha dado el avión.

Donde quiera que se presenta Eduardo Capetillo presume tener el aval de personajes como el secretario federal de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza; de funcionarios de la talla de Gustavo Cárdenas Monroy y hasta de la alcaldesa de Ocoyoacac, Diana Pérez. Si esto fuera cierto nunca le hubieran negado la constancia domiciliaria por la que armó todo un argüende en el Tribunal Electoral.

Que no se emocione el ex timbiriche, es muy probable que no le den en lo inmediato su constancia domiciliaria en Ocoyoacac. En su primera solicitud –en mayo de este año- nunca exhibió documentación oficial; en la segunda mostró una credencial de elector de la Ciudad de México y cuentan –los que vieron- que su carta de presentación fue la clásica frase de: ¿no sabes quién soy? Seguramente las autoridades municipales de Ocoyoacac dejaran pasar el mandato del TEEM, pues la mayor sanción posible será una multa sobre secretario del ayuntamiento.

El afamado histriónico tiene en plan dos alternativas: acredita la residencia municipal o se declara ciudadano mexiquense. Es decir, si ningún partido lo postula se iría por la vía independiente en busca de la alcaldía. Ahora sí que Capetillo pasará de “Alcanzar una estrella” a “Alcanzar una alcaldía”. A ver si no termina en parodia de sí mismo, porque ha dejado residuos en el camino.

CANCIÓN, DICHO O REFRÁN

¡No que no!

Al revisar la lista de Coordinadores de organización municipales o distritales del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), la dirigencia estatal del PRI está confirmando las traiciones que en su momento advirtió el presidente, Ernesto Némer Álvarez.

unnamed-1

 NACY NÁPOLES EN MORENA / La traición toma forma en el PRI

Un caso de los que mucho se habló durante la campaña del hoy gobernador, Alfredo del Mazo, es el de la dirigente del Organismo Nacional de Mujeres priistas en el Estado de México, Alma Hernández. Múltiples acusaciones emergieron sobre su cabeza que hoy comienzan a tomar forma.

La que fuera secretaria particular de Alma, Nancy Nápoles Pacheco, aparece en la lista de Morena como prospecto a Coordinadora Local de Organización, que no es otra cosa que aspirante a la diputación local por el Distrito 7 de Tenancingo. Némer Álvarez seguro ya tiene en la mira -por lo menos- a Alma Hernández para empezar el ajusticiamiento partidario. El mensaje de privilegiar la lealtad en el tricolor no puede quedar en verborrea.