Letras de Juan Gabriel

Juanro, el panista más izquierdista.

POR Juan Gabriel González Cruz

Juan Rodolfo, el impúdico panista seguidor de AMLO

Amparado en el Día de los Inocentes, pero con una facha que no le ayuda para hacer y menos para creerle bromas, el aún militante panista Juan Rodolfo Sánchez Gómez se descosió en vapuleadas sobre el partido al que aún pertenece y en halagos al dirigente de izquierda que –al menos de dientes para afuera- ha querido de presidente de la República desde hace 12 años.

Si en algo tenía que acomodarse “Juanro” para justificar su adhesión al proyecto de Morena en Toluca creo que cometió un exceso, pues terminó ventilando -más que su traición al PAN- sus dotes de hipocresía y concretando su falta de seriedad política.

Sin tapujos Sánchez Gómez amarró su tercera candidatura por la presidencia municipal asegurando que desde hace varios años “le perdió el miedo a Andrés Manuel López Obrador” y que en el 2006 –aun siendo candidato ganador del PAN a la alcaldía de la capital mexiquense- votó por el político tabasqueño y no por Felipe Calderón que apenas la vio llegar en las urnas.

Sánchez Gómez “salió del closet político” y afirmó que, en las elecciones presidenciales del 2012, cuando Josefina Vázquez Mota era candidata del PAN a la presidencia de la República, también repitió la dosis del sufragio a favor de AMLO. Aun así, Josefina acompañó a Juan Rodolfo en su segunda campaña por la alcaldía en el 2015.

Pobre Juan Rodolfo, en ese afán de curarse en salud para erigirse seguidor de López Obrador desde hace más de una década, terminó confirmando que siempre fue un falso derechista, pues con el PAN asumió la diputación, la alcaldía y –como él mismo lo dijo- siete campañas electorales en Toluca.

Bien dicen que para ser político no hay mejor requisito que el cinismo y ayer Juan Rodolfo Sánchez Gómez se lució con sus mejores poses de impúdico.

CANCIÓN DICHO O REFRÁN

La reina del Castillo de Oro…

Teresa Castell, la dueña de la patente “independiente”.
Teresa Castell, la dueña de la patente “independiente”.

Otra que le agarró pronto el hilo al negocio de la política es la ex candidata independiente a la gubernatura del Estado de México, Teresa Castell de Oro Palacios. Lo advertimos en este espacio desde hace cuatro meses cuando Castell anunció la creación de su “Escuela para Candidatos sin Partido”. Por ser la primera aventada, con todo y las circunstancia auspiciadas desde el sistema, Teresa tenía ganada la patente de las candidaturas independientes en el Estado de México.

Ahora tendrá bajo su mando, disfrazado de asociación y “asesoría gratuita”, al menos a 31 de los 63 aspirantes a candidatos independientes a alcaldes y diputados que ya fueron avalados por el Instituto Electoral del Estado de México para pedir el respaldo ciudadano.

Si no todos, varios de estos pretendientes aparecerán en las boletas locales del 1 de julio del 2018. Una de esas precandidatas es la hija de la propia Teresa, Perla Bello, quien va por la diputación del Distrito 4 de Lerma. ¿Se imaginan?, con uno que le pegue de presidente municipal o legislador, la empresa de Teresa sí que será un “Castillo de Oro”.

Artículos similares