LETRAS DE JUAN GABRIEL

Priistas de Ocoyoacac repudian candidatura de Capetillo.
PRI en Ocoyoacac, ¿operación cicatriz o terapia intensiva?

Al final el PRI accedió y entregó la candidatura a la presidencia municipal de Ocoyoacac al ex Timbiriche, Eduardo Capetillo Vázquez, pasando por encima de la compleja y dura militancia tricolor de esta demarcación.

 

Capetillo y sus impulsores la lograron. Para ello hicieron valer sus contactos en las más altas esferas del poder nacional. Recurrieron a todo, incluyendo al amago de ser candidato por el frente PAN-PRD-MC y reunirse con los dirigentes de partidos de oposición. Les salió, decisión tomada sin revire: Capetillo va.

 

Eduardo tiene todo el derecho a votar y ser votado; nada le impide buscar una candidatura a algún puesto de elección popular y hasta obligado está en colgarse de su talento como actor y cantante para llevar su popularidad histriónica al escenario de la política. No sería ni el primero, ni el último. PRI, PAN, PRD y Morena han cocinado en las últimas décadas a varios improvisados, aunque terminen siendo un lastre en la administración pública.

 

Lo que el partido y el mismo Capetillo Vázquez no han dimensionado, el primero por omiso y el segundo por ingenuo, es que los irritados priistas de este municipio están dispuestos a repetir la dosis del 2000 y 2009. Las dos derrotas del PRI en Ocoyoacac no fueron ni por el efecto Fox ni por la fortaleza del Partido del Trabajo, sino por la molestia de los grupos políticos que decidieron navegar en contrasentido.

 

Ayer los “rebeldes priistas” -encabezados por aspirantes a la candidatura, integrantes del comité municipal, ex alcaldes, ex regidores y militantes de arraigo- anunciaron el desafío, van con todo para evitar que Capetillo sea alcalde; Miguel Nabor de Movimiento Ciudadano está que se relame los bigotes; la consultoría en comunicación política Neurovoto deberá armar una estrategia titánica.

 

En Ocoyoacac no es difícil voltear el barco; si en algo abunda la experiencia es en tomar la presidencia y frenar la administración por varios meses. Ahí la gobernabilidad no se da en macetas ni en conciertos.

 

Ocoyoacac no es Metepec ni Huixquilucan, la clase política de este municipio es celosa de sí misma. Los priistas ocoyoaquenses se sienten brincados y timados. Hay de dos sopas y una se está acabando: operación cicatriz sin simulaciones o terapia intensiva para el partido.

 

CANCIÓN, DICHO O REFRÁN

Juegan a ganar, aun perdiendo…

Las posibilidades de que el actual líder estatal del PRD, Omar Ortega, se candidato a la alcaldía de Coacalco son altas, pero dependen de un factor: la encuesta que en las siguientes horas aplicará el Sol Azteca para medir el conocimiento del perredista en este municipio. En el PRI es casi segura nominación de David Sánchez Isidoro como candidato, a pesar de la sanción impuesta por la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Sin embargo, Omar Ortega y las huestes del PRD no son arriesgados, siempre parten de la posibilidad de amarrar algo aún en la derrota y esto no es un factor, es una condicionante.

 

 

Artículos similares