LETRAS DE JUAN GABRIEL

Del desabasto de combustible al “ganso-linazo”; buena la intención, mala la ejecución. Echarle la culpa a los priistas es un cartucho que se está agotando, se debe actuar para señalar, sancionar y erradicar el huachicoleo. Llega Juan Portilla a Comunicación Social de Secretaría de Gobierno estatal.
  • Desabasto de combustible o “Ganso-linazo”, operación si diagnóstico.
  • Echarle la culpa a los corruptos del pasado inmediato no es la solución.
  • ¿Dónde están la Secretaría de Energía, PEMEX y la PROFECO?
  • Se concretan cambios en la General de Gobierno, llega Juan Portilla a CS.

 

Hoy se cumple el sexto día de desabasto de combustible en el Valle de Toluca, con extensión a la zona conurbada mexiquense y acentuación en ocho entidades de la República, incluyendo ya a la Ciudad de México, y la verdad se necesita ser extremadamente necio para no asimilar las consecuencias inmediatas, sociales y económicas, de la escasez del producto en el país.

 

Desentenderse del calvario que están pasando millones de mexicanos es auténticamente un acto de soberbia y prepotencia. A los responsables del timón del país ya no les queda matizar la crisis con un simple error de logística o un cambio de traslado del combustible.

 

Es totalmente entendible el argumento y plan emergente de combate al robo de las gasolinas, mejor conocido como huachicol. Un delito que después del narcotráfico es el que genera las mayores ganancias al crimen organizado. La persecución es apremiante y la sanción obligada. Lo que queda en evidencia es que quienes están llevando el operativo son unos auténticos inexpertos e ignorantes que aplican y corrigen en el camino sin diagnóstico.

 

Pero de la intención a la ejecución hay un trecho cuyo resultado ha sido fatídico para los ciudadanos que a estas alturas tienen que hacer filas de más de dos horas para poder cargar unos cuantos litros de combustible, dejar de trabajar, estudiar o realizar actividades productivas so pretexto de que el gobierno decidió cerrar las válvulas de los ductos de PEMEX para que no se roben más la gasolina.

 

Si los inmediatos anteriores ligados al PRI fueron una horda de corruptos que dejaron un país en quiebra y sumido en la corrupción, es cosa que se sabe en demasía y que la misma sociedad se encargó de desterrar a través del voto en mayoría el Pasado 1 de julio, y que ahora exige se les juzgue sin “amnistía”.

 

En consecuencia, el discurso de repartición de culpas sobre los innombrables debe quedar atrás. Ha llegado la hora de que Andrés Manuel y su equipo solucionen los problemas, porque para eso se les contrató. Es momento que de manera definitiva aparezcan la Secretaría de Energía; los encargados de PEMEX y de PROFECO.

 

Los ciudadanos exigen una respuesta efectiva a la brevedad y no más mensajes sustentados en la responsabilidad de los anteriores que –por fortuna- ya se fueron. En serio, los que ahora gobiernan tienen todo para hacer que no se les extrañe a los priistas aduciendo el dicho de “más vale malo por conocido”.

 

Estamos en una contingencia y es momento de ver la capacidad de un nuevo gobierno que prometió acabar con los grandes problemas del país, este –el desabasto de gasolina- es uno de ellos, independientemente de su origen, al que sólo les queda señalar, sancionar y erradicar. Diseminar, no extender el problema, sería la solución.

 

CANCIÓN. DICHO O REFRÁN

Humo blanco en SGG…

El pasado 17 de diciembre este espacio adelantó sobre los inminentes cambios que se avecinaban en la Secretaría General de Gobierno del Estado de México, mismos que se concretarían a principios de este Año Nuevo.

 

Hoy les puedo confirmar que el primer relevo se dará –como también se precisó aquí- en el área de Comunicación Social.  En los siguientes días se espera la unción de Juan Portilla como nuevo jefe de prensa de la Secretaría General de Gobierno, en sustitución de Ricardo Zamora Hernández.

 

Buena noticia para unos y mala para otros. Por ejemplo, el Comisionado de los Derechos Humanos, Jorge Olvera García, se quedará sin brazo derecho de la comunicación social institucional, ya que Portilla le demostró al actual Ombudsperson su capacidad y efectividad desde la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMex).

 

El reto de Portilla ahora es mayúsculo porque le dejan un espacio que literalmente tienen que arrancar de cero. Alejandro Ozuna, como encargado de las políticas internas del estado no ha pintado en lo absoluto, no se habla de él ni para bien ni para mal, es gris, no existe. Eso es preocupante siendo el segundo hombre más importante del Poder Ejecutivo estatal.

 

Así que el nuevo comunicador de la SGG tiene de frete un enorme reto para posicionar al Secretario de Gobierno en un espacio propio y sin atropellar la imagen del gobernador, Alfredo del Mazo Maza. Cuestión de talento.

 

Artículos similares