LETRAS DE JUAN GABRIEL

Semana definitiva para la integración de la 60 legislatura del Edomex.
  • Ya viene el final de la telenovela “Quiero mis pluris”.
  • Se anticipa decisión salomónica en la Sala Superior del TEPJF.
  • Abraham Saroné a punto del sacrificio; el PRI no impugnó.

Esta semana tendrá lugar el último y definitivo capítulo de la novela titulada “Quiero mis pluris”, a la cual habrá que ponerle de fondo musical la canción infantil de “Los 10 perritos”

 

La Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) decidirá para quién o quiénes serán esas 10 diputaciones de representación proporcional que están en disputa desde hace mes y medio entre Morena, PRI, PAN, PRD y Partido Verde, rumbo a la integración absoluta e inapelable de la 60 legislatura.

 

No es por intrigar, pero el avance al que esta columna ha tenido acceso es que los magistrados federales preparan una “decisión salomónica”, ni todo ni nada para nadie. Es decir, respaldarían en gran parte lo ya acordado por la Sala Regional Toluca que repartió la decena legislativa entre los partidos antes mencionados.

 

Una señal de que así sucederá es que PRI y PAN no impugnaron el fallo de los magistrados de la Quinta Circunscripción, es decir, mandan un mensaje de que están de acuerdo con la asignación equilibrada.

 

El análisis en la Sala Superior se encuentra abultado porque en sintonía con el Estado de México, los justicieros electorales tiene también los juicios de revisión de otras entidades como Nuevo León, Guerrero, Chihuahua y Oaxaca, así como las diputaciones federales y los llamados cachirules de Morena, que fueron sembrados como candidatos del Partido del Trabajo y Encuentro Social.

 

La postura, para el caso del Estado de México se ha entrampado en una propuesta que sugiere un ligero movimiento de “más menos uno” sobre la decisión de la Sala Regional Toluca. Es decir, el cambio que harían los magistrados federales sería regresarle un diputado plurinominal a Morena, para quedar en 5 de RP, o quitarle otro, para dejarlo en 3 y ese dárselo al PRI, que de todos los partidos es el que más ha quedado subrepresentado, según el alegato.

 

Tres magistrados (Felipe de la Mata Pizaña, José Luis Vargas Valdés e Indalfer Infante) pujan para que, como en toda telenovela mexicana, se logre un final feliz. Obvio, con muchos ilusionados que al final resultarán engañados porque tendrán que regresar la constancia que ya los hacía diputados locales del Estado de México.

 

CANCIÓN, DICHO O REFRÁN

PRI no le echó más leña al fuego…

En esta tragicomedia de los plurinominales por supuesto que lo que más llama la atención es la postura del PRI que decidió no continuar en la querella, con lo cual da a entender que pudo haber decidido “el sacrificio” del secretario General del Sindicato de Maestros al Servicio del Estado de México (SMSEM), Abraham Saroné Campos, quien se encuentra en la tesitura del “más menos uno”, detallada en párrafos anteriores. Con la no impugnación en la Sala Superior el PRI habría optado por atenuar la venidera elección para la renovación del Comité Ejecutivo magisterial, que de por sí ya está sacando chispas por el tema de la “Ley ISSEMYM”. Pujar por la plurinominal de Saroné sería echarle más leña al fuego.

 

Otra del hazme reír…

Ahora resulta que Juan Zepeda, senador electo del PRD por el Estado de México, quiere ser el defensor de la austeridad. En una más de sus puntadas “Juanito Rockero” ha propuesto que a los senadores del país se les moche más del 50% de los ingresos y sólo ganen 40 mil pesos mensuales. Tan pronto soltó su misiva, Zepeda Hernández recibió el abucheo de propios y extraños, quienes le cuestionaron ¿por qué apenas tuvo esa flamante idea y no la aplicó cuando fue síndico y alcalde de Nezahualcóyotl o diputado local mexiquense? Zepeda Hernández se monta en la juerga de las ocurrencias, pero su dicho sólo perfila la intención de “mosquear” el plan de austeridad del próximo gobierno federal, pues la propuesta de reducir salarios a los senadores (buena y obligada por cierto) raya en la sandez cuando viene de la verborrea de personajes como Juan Zepeda.

 

Tatiana no es plato de segunda mesa…

Sólo una persona de la talla de Tatiana Clouthier pudo haberle rechazado a Andrés Manuel López Obrador la subsecretaría de Gobernación y preferir quedarse en la diputación federal, donde seguramente tendrá el protagonismo y exposición mediática que requiere una mujer como la hija del “Maquio”. No son pocos los estudios que le adjudican a Clouthier el haberle sumado a López Obrador hasta 10 puntos porcentuales para su victoria en las elecciones pasadas, derivado de los debates y defensa del proyecto AMLO en televisión nacional. Por eso Tatiana tiene todo a su favor para lograr en tres, cuatro o seis años una reelección, una gubernatura y hasta la candidatura presidencial. De coordinadora de campaña del próximo presidente de la República a Subsecretaria de Gobernación, por favor… ¿a quién se le ocurrió que Tatiana Clouthier está para ser plato de segunda mesa?

 

Artículos similares