LETRAS DE JUAN GABRIEL

Morena ya tiene poder en Edomex; PRI arranca sin coordinador; PRD un lastre.
  • Morena asume el poder en la Legislatura Edomex.
  • PRI, sin capitán al mando de su bancada de 12 diputados.
  • Pleito en tribu perredista ADN, van contra Omar Ortega.

 

Al tenor de “este poder dejará de ser la oficialía de partes del gobernador en turno” y “ofrecemos ser una mayoría responsable, propositiva y conciliadora” Morena asumió ayer el control del Poder Legislativo del Estado de México, con lo cual se inicia una nueva era política y se percibe una diferente relación de auténticos contrapesos entre los poderes de la entidad. Morena ya no es oposición.

 

La unción de la izquierda en la soberanía mexiquense estuvo aderezada con los gritos de “Morena, Morena, Morena” y “Es un honor estar con Obrador”. El primer paso en la cúspide del parlamento fue posicionar a su diputada, Azucena Cisneros como presidenta de la Mesa Directiva para el primer periodo ordinario de sesiones; viene lo segundo y más importante todavía: arribar a la Junta de Coordinación Política (JUCOPO) que es el máximo órgano de gobierno en la Legislatura y desde donde se marca agenda para reformas, nueva leyes, decretos, exhortos y comparecencias.

 

Lo que también llamó la atención es que el PRI inició actividades sin capitán a bordo de su bancada de 12 diputados. A pesar de que Juan Millán Márquez y Rodolfo Jardón tomaron protesta como diputados, se dijo que aún está pendiente el nombramiento de coordinador del grupo parlamentario tricolor. Es un hecho que no será Juan Millán porque este fue designado como vicepresidente de la mesa directiva.

 

El desconcierto priista, más parecido a un acertijo, debe tener su primera señal de arreglo este mismo miércoles, porque al iniciar el periodo de sesiones los siete grupos parlamentarios tienen que subir a tribuna a fijar posicionamiento a través de sus coordinadores de bancada, es decir, el PRI debe definir en las siguientes horas si Miguel Sámano será el líder de sus diputados y con ello consumar la primera licencia del Congreso por parte de Rodolfo Jardón.

 

Así las cosas en la incipiente LX Legislatura mexiquense, donde a falta de mayoría el PRI y el gobierno tienen que hacer nuevos amigos y compartir el poder.

 

CANCIÓN, DICHO O REFRÁN

Mucho ruido, pocas nueces…

En la tiza por la desacreditación de la nueva Ley de Seguridad Social del Estado de México, mejor conocida como “Ley ISSEMYM”, se plantea que fue un error dentro de la administración de Alfredo Del Mazo y, con la entrada del nuevo Congreso, se ha deslizado la posible abrogación de dicha ley, pero sin prevención de escenarios. ¿Qué pasaría si no se implanta la Ley Issemym en el Estado de México? Evidentemente, en pasadas administraciones el ISSEMyM sufrió cambios dónde los mexiquenses fueron afectados y que actualmente, como consecuencia, provocaron una falta de financiamiento para brindar servicios de calidad a los derechohabientes.

 

El cambio que se está presentando mediante el nuevo decreto ha sido aceptado por los recursos que actualmente existen y que, de no preverse, provocarían que los servicios médicos y administrativos (jubilaciones) poco a poco muestren una curva descendente que difícilmente logre atender a una creciente población de derechohabientes. Ni el cierre de hospitales ni el despido de personal son opción. Sin la reforma todo esto terminaría en una peor crisis dónde el ISSEMyM difícilmente saldría adelante, con o sin gobiernos priistas. Bajo este escenario y ante el problema que nadie quiere agarrar y no cualquiera puede resolver, menos los ayuntamientos, es un hecho que Morena con su mayoría en el Congreso está repensando su intención de derogar la Ley Issemym, por el simple hecho de que “es más fácil culpar a esta reforma que asumir el costo político de lo ampliamente desconocido”. La estrategia de victimización es la moda.

 

Al perro más flaco se le cargan las pulgas…

Al PRD la tragedia lo corroe. En breve las disputas internas de la corriente Alternativa Democrática Nacional (ADN) pueden derivar en cosas peores que tener dos diputados en el Congreso local. Ayer mismo se confirmó a esta columna el pleito, en calidad de lucha de parejas, que traen Juan Hugo de la Rosa y Héctor Bautista contra Juan “Rockero” Zepeda y Omar Ortega por el control de los hilachos perredistas. La última reforma estatutaria indica que Omar Ortega debió haber renunciado como presidente estatal del partido porque no puede tener dos cargos al mismo tiempo, presidente y diputado. Juan Hugo y Héctor ya lanzaron la advertencia de que “o se va por las buenas o por las malas”, y en breve esta bronca llegará tribunales para exigirle a Ortega Álvarez que deje la presidencia del Sol Azteca.

Artículos similares