LETRAS DE JUAN GABRIEL

El PRI no da visos de recuperación, pero la dirigencia estatal le inyecta dosis de simulación democrática. Abrirán elecciones a militancia que serán “incendios controlados” y eliminarán cuotas para crear Comités de Financiamiento. Investigan posible corrupción en hospital “Adolfo López Mateos” de Toluca.
  • Alejandra del Moral intenta reincorporar al PRI Edomex con pura saliva.
  • Elecciones internas abiertas y eliminación de cuotas, serían simulación.
  • Comités de Financiamiento, la nueva forma de amarrar candidaturas.
  • El negociazo hospitalario a consta del dolor y la enfermedad, inhumanos.

 

Simpática la presidenta del Comité Directivo Estatal del PRI, Alejandra del Moral Vela, quien con pura saliva y anuncios sin contenido intenta reincorporar a su partido que sigue como “Bambi recién nacido”, pues a ocho meses de la aplanadora electoral del 1 de julio nomás no camina el tricolor mexiquense.

 

A mitad de semana Del Moral Vela se aventó dos buenas puntadas. Una, prometer que abrirá a la militancia la designación de sus dirigentes, empezando por los seccionales hasta los presidentes de comités municipales y del estatal. Y dos, que va a quitarle a los militantes el peso de las cuotas para el partido, es decir, no más dinero del bolsillo de las bases.

 

Estas alharacas tienen de fondo contextos que no precisamente son de apertura, entendimiento y ganas de reponerse de la derrota.

 

Por un lado, eso de tomar en cuenta a la militancia para que sea esta la que por medio de elecciones abiertas decida quienes serán sus representantes partidarios, viene de una presión de los grupos internos que se están replegando para armar el desaguisado priista en los siguientes días.  Además de los liderazgos del Valle de México que ya amenazaron con dar el portazo, están otros personajes como Cuauhtémoc García Ortega, quien desde su trinchera fue el primero que exigió contiendas democráticas, mismas que Del Moral llama “incendios controlados”. En esta ruta García Ortega recibirá este viernes en Tequixquiac al ex gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz, para ir prendiendo el fuego.

 

Por lo que se refiere a la desaparición de las cuotas para los militantes, sobra decir que esta figura no fue más que el “cover” para aquellos políticos que en cada proceso electoral buscaron una candidatura, es decir, tampoco fue algo obligatorio para ser militante priista. Sólo que ahora, en lugar de cuotas a alguien se le ocurrió la flamante idea de crear los “Comités de Financiamiento Miunicipales”, conformados por acomedidos políticos que “de su bolsa” o con su propio ingenio tendrán que buscar dinero para sostener al partido.

 

Eso sí, desde este momento esos samaritanos se apuntarán como futuros candidatos a regidores, síndicos, alcaldes o diputados, pues de alguna forma tendrán que recuperar la inversión, pero con el riesgo de no resultar abanderados, ya que, si en verdad van a abrir las elecciones a la militancia, en una de esas los financiadores del PRI pierden la postulación y se quedan como el perro de las dos toras: “sin candidatura y sin dinero”. Por eso crece la interpretación de que algo en el “nuevo PRI” sigue teniendo el toque de simulación democrática.

 

CANCIÓN, DICHO O REFRÁN

Hacen leña del árbol caído…

Una bomba está por estallar en el de por sí minado sistema de salud del Estado de México y no precisamente se refiere a los pésimos manejos de gestiones pasadas que tienen en alfileres al ISEM y su gama de “prestación de servicios”. Desde octubre del 2017 este espacio alertó sobre los negocios turbios que en ese entonces eran secreto a voces y hoy, son ya un escándalo del que todo mundo conoce y habla en los pasillos hospitalarios. En el escritorio del Secretario de Salud, Gabriel O´Shea y hasta en una oficina de alta importancia de Lerdo 300, están por llegar expedientes sobre la empresa AATOR, que se ha convertido en la única proveedora de insumos, principalmente del área de Neurocirugía del hospital “Adolfo López Mateos” de Toluca, en la cual se han encontrado serias inconsistencias en precios y adquisiciones nunca entregadas. Los documentos a los que esta columna ha tenido acceso, indican que AATOR tiene domicilio en el estado de Guanajuato, pero al indagar la dirección es una casa particular. La línea de investigación sobre esta “proveedora exclusiva” refiere que se estarían inflando precios, abultando recetas y hasta inventando enfermedades; en la primera línea de señalamientos salen los nombres del subdirector del nosocomio, Carlos Tevera Ovando y Milton Ruiz, jefe de Servicios. De concretarse la sospecha resultaría, además de una desfachatez, un acto inhumano en toda la extensión de la palabra, porque como si no fuera suficiente lo lastimados y enfermos que van los pacientes, todavía hay quienes los joden más en sus precarias condiciones económicas.

 

Solidaridad con el gremio…

Y en otro acto inhumano, este espacio se solidariza con el reportero y colega Jesús Ruíz Morán, con el periodista Ricardo Rocha y el resto de los trabajadores del canal de Televisión del Congreso de la Ciudad de México, quienes han sido víctimas de la desatención en el pago de sus emolumentos por trabajos realizados. Decisiones irracionales de los diputados capitalinos de Morena han provocado que al menos 100 trabajadores no hayan cobrado 3 quincenas, y a pesar de esto, no han dejado de laborar para su audiencia, demostrando que el periodismo, también se puede hacer por amor a la camiseta… pero no abusen.

Artículos similares

Sin comentarios

Dejar respuesta