Los Colores de la Blancas

Por Isabel Blancas

Es inevitable tener que hablar del problema que se está dando por la escasez de gasolina en varios estados del país, incluyendo al Estado de México.

Hay quienes culpan al presidente Andrés Manuel López Obrador por las malas decisiones, a los huachicoleros, a los gasolineros pero mientras es una u otra razón, la realidad es que es un caos la ciudad.

La mitad de las gasolineras se encuentran cerradas porque no tienen ni magna ni premium, si acaso diésel. El problema se ha vuelto más complicado que solo la falta de gasolina pues ya se han presentado complicaciones viales y hasta sociales.

Lo rojo

Nadie sabe, ni siquiera Pemex, cuando se va a resolverse este “cambio de logística” que ha traído consigo falta de combustible en las estaciones de servicio porque aunque aseguran que no es desabasto, la realidad es que si hay una aguda escasez de combustible.

La gente está desesperada tratando de conseguir combustible y eso ocasiona caos pues no respetan las entradas de las casas, fraccionamientos o comercios cercanos a las gasolineras y no hay quien ponga orden, faltan elementos de tránsito que eviten que las enormes filas obstaculicen la circulación de los demás.

Hasta tres carriles de cuatro o cinco qué hay en algunas avenidas son ocupados por personas que esperan les despachen gasolina sin importar si bloquean el paso, entradas o hasta el caminar de las personas.

En más de una ocasión se han presentado conatos de bronca por la desesperación de conseguir algo de combustible, por mínimo que sea, que les permita continuar con sus actividades cotidianas.

Pero no sólo los ciudadanos están desesperados, también los empresarios del sector de gasolinas pues las pérdidas económicas que han registrado son millonarias, se calculan cerca de 30 millones de pesos diarios.

Lo amarillo

Fue hasta este lunes cuando el gobernador Alfredo del Mazo Maza habló del tema de desabasto de combustible siendo que sus homólogos se pronunciaron desde la semana pasada.

Lo peor es que continúa sin haber información y certidumbre de lo que pasará con el tema, lo que ha afectado también a varios sectores productivos como el transporte público, de pasajeros y de carga, comercio, logística, construcción, entre otras, lo que a decir de Martín Ramirez Olivas, presidente del Consejo Coordinador Empresarial del Estado de México, se debió justamente a la falta de comunicación de lo que podría suceder pues no permitió tomar previsiones.

Artículos similares