Los huérfanos del feminicidio

Foto Especial

Son las otras víctimas del feminicidio, los futuros rotos, los niños invisibles para las autoridades, son los huérfanos de las mujeres asesinadas, quienes de enero a julio de este año suman 169 a nivel nacional, 24 de ellos en el estado de México, según el mapa de feminicidios realizado por la geofísica María Salguero.

El estudio -basado en un monitoreo realizado a medios de comunicación- revela que los 169 huérfanos son los hijos de 98 de las mil 610 mujeres que han sido asesinadas en el país de enero a julio de este año.

Mientras tanto en la entidad mexiquense el mapa registra 120 asesinatos de mujeres, 80 por feminicidio, y diez de la víctimas han dejado 24 niños en orfandad.

“El tema de los huérfanos tiene muchas vertientes, hay niños que quedan bajo esta condición porque son hijos de madres solteras asesinadas, otros son hijos de un matrimonio cuyo feminicida es el papá, hay niños que están prófugos junto con el padre, hay niños que su situación jurídica está inestable”, señaló Sandra Soto Azúa, quien creó la página “Los machos nos matan en México” tras el feminicidio de su hermana Serymar.

Denunció que en el estado de México y a nivel nacional no hay programas de gobierno que les ofrezcan a “las otras víctimas del feminicidio” la debida atención psicológica, de manutención, educación y salud, entre otras necesidades.

“Simplemente los niños, hijos de las víctimas de feminicidio, están invisibles, a nadie le importan, no hay programas. Existe una Ley que nos dice que los estados y municipios deben de crear programas que le puedan mejorar la economía a las familias que tengan a su cargo a los hijos de las víctimas, sin embargo no se hace”, señaló

– Verónica Guadalupe Benítez (Asesinada el 6 de julio de 2017 en Nicolás Romero)

Juana Isabel Benítez Vega, quien se ha encargado del cuidado de su sobrino, luego del feminicidio de su hermana Verónica Guadalupe Benítez, ha vivido en carne propia el desamparo de las autoridades.

“Nosotros no contamos con ningún apoyo, el niño está al cuidado de mis padres y mío (…) De hecho nosotros íbamos a atención de víctimas (en la Fiscalía General de Justicia del Estado de México), te hacían esperar un buen de tiempo, nosotros veníamos de lejos, y luego nos decían que no podían, que esperamos otro rato y así, la verdad dejamos de venir, por la mala atención”, manifestó.

Juana Benítez relató que su sobrino era un bebé cuando su mamá fue asesinada a puñaladas y su padre fue señalado como el probable feminicida y aunque todavía es muy pequeño, a más de un año de los hechos, aun observa con atención el retrato de quien le dio la vida.

“Todavía recuerdo a mi sobrino que decía ma, ma y lloraba y no lo podíamos calmar. Él tenía tres meses cuando pasó todo esto, casi los cuatro, pero era muy pequeño”, recordó.

– Dra. Jessica Sevilla Pedraza (Asesinada en agosto de 2017 en Huixquilucan)

En una fotografía quedó inmortalizado el momento en que la doctora Jessica Sevilla Pedraza jugaba con su hijo en una resbaladilla, hoy éste es uno de los pocos recuerdos que el pequeño de dos años de edad tiene de su madre, asesinada en agosto del año pasado.

Actualmente el pequeño está a cargo de su abuela, Juana Pedraza, quien asegura que el único apoyo gubernamental que tiene su nieto es del programa de Jefas de Familia, “son 670 pesos bimestrales”, detalló.

“Apoyo psicológico tenemos, pero aun puedas llevar 20 mil terapias psicológicas el dolor nadie te lo va a quitar”, expresó.

Víctor Rogelio Caballero, director del Colectivo Aequus refirió que aunque hay apoyos económicos, de protección, de atención psicológica para la familia de las víctimas, los requisitos para acceder a ellos son demasiados

La mayoría de los huérfanos quedan bajo el resguardo de abuelos maternos, pero su situación jurídica es inestable, por lo que muchas veces la familia debe batallar en los juzgados para recuperarlos.

“Debe existir una ley que subsane los hoyos negros que tiene la legislación respecto al momento del asesinato de una mujer en forma violenta y por un feminicida, se tiene que establecer que la guarda y custodia del menor, corresponderá a la familia materna”, reclamó Soto Azúa.

Otras veces – dijo – es el papá acusado de feminicidio quien finalmente se queda con la guardia y custodia, lo que expone al menor a crecer en un ambiente de violencia.

“En materia civil los derechos los tiene el padre, no se les suspenden aunque él sea el feminicida y por ello se tiene que esperar toda la sentencia para poder alegar que le quiten el ejercicio de la guarda y custodia”

A nivel nacional, se registraron 469 feminicidios y mil 516 homicidios dolosos de enero a julio de este año. Es decir; en promedio nueve mujeres han sido asesinadas todos los días en ese periodo, asi lo revelan las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

En el estado de México han ocurrido 51 feminicidios en el mismo lapso. En cuanto al delito de homicidio doloso está entidad ocupa la tercera posición con 153 casos, solo superada por Baja California (161) y Guanajuato con (183), según el SESNSP.

De acuerdo a la página oficial de la Alerta de Género, que actualmente esta inactiva, del año 2011 al 2017 se registran 369 feminicidios y solo 104 sentencias condenatorias, pero en la estadística de homicidio doloso de mujeres la cifra crece casi cinco veces con mil 625 casos en ese mismo periodo.

A tres años de la Declaratoria de Alerta de Género, los feminicidios ascienden a 201 en el estado de México, según los datos oficiales del secretariado.