Miguel Díaz-Canel, presidente de Cuba

Foto Especial

Miguel Díaz-Canel asumió hoy el cargo de presidente de Cuba en sustitución de Raúl Castro, luego de ser elegido para un mandato de cinco años, en un relevo histórico en la isla tras casi 60 años de poder de los hermanos Castro.

“Desde este momento usted es el nuevo presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba”, señaló el presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular (Parlamento), Esteban Lazo.

Lazo también invitó al hasta hoy presidente del país, el diputado y primer secretario del Partido Comunista de Cuba, Raúl Castro, a subir al estrado junto con Díaz-Canel.

Raúl Castro y Díaz-Canel Bermúdez se dieron un abrazo como símbolo de la continuidad del proceso revolucionario iniciado el 1 de enero de 1959.

La presidenta de la Comisión Electoral Nacional, Alina Balseiro, anunció que Díaz-Canel recibió la víspera el apoyo casi unánime de la Asamblea Nacional del Poder Popular (99.83 por ciento de los votos).

Díaz-Canel, un ingeniero electrónico quien justo mañana viernes cumple 58 años de edad, fue preparado por el Partido Comunista para dirigir los destinos de Cuba.

Los diputados eligieron además en la sesión constitutiva a Salvador Valdés Mesa como primer vicepresidente y como vicepresidentes a Ramiro Valdés, Roberto Tomás Morales Ojeda, Gladys María Bejerano Portela, Inés María Chapman y Beatriz Jhonson, mientras Homero Acosto continuó como secretario del Consejo de Estado.

¿Quién es Miguel Díaz-Canel?

A pesar de que nació después del triunfo de la Revolución Cubana, Miguel Díaz-Canel se adhirió fielmente a los principios del Partido Comunista y ha mantenido su lealtad al dictador Raúl Castro, por lo que ante el cambio de poder se ha pronunciado por la “continuidad”.

Díaz-Canel, de 57 años, ha sido visto desde hace tiempo como el candidato “ideal” para suceder a su mentor en la Presidencia del Consejo de Estado y, por ende, del Consejo de Ministros, y protagonizar el cambio generacional en la cúpula política de Cuba, prometido por el líder cubano de 86 años.

El aún primer vicepresidente, cargo que ocupa desde febrero de 2013, también es miembro del Buró Político del Comité Central del dictatorial Partido Comunista y habrá de asumir, si se cumplen las expectativas, las atribuciones de un Jefe de Estado y de Gobierno de un país que sufre los efectos del embargo económico de Estados Unidos.

Ese funcionario sería el primer presidente que no lleva el apellido Castro en casi seis décadas. No obstante, Raúl Castro seguirá como primer secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC), hasta el próximo congreso de esta formación previsto para el año 2021.

“El modelo que seguirá Cuba a partir de esta semana es de un presidente, el jefe oficial de Estado pero que va a compartir el poder con Raúl Castro”, explicó Jorge Duany, Director del Instituto de Investigaciones Cubanas de la Universidad Internacional de Florida (FIU).

Entre los principales retos que tendría en sus manos Díaz-Canel será la recuperación económica de Cuba y las relaciones con Estados Unidos, las cuales dieron un giro bajo el gobierno del expresidente Barack Obama, pero luego resurgió la tensión con el nuevo jefe de la Casa Blanca, Donald Trump.

Díaz-Canel, quien prefiere vestir trajes que uniformes militares, considera que Estados Unidos debe rectificar, a cambio de nada, una historia de hostilidades hacia Cuba, y acusa a algunos disidentes conocidos, como la bloguera Yoani Sánchez, de “ser títeres subsidiados de Washington.

Muchos observadores estiman sin embargo que Raúl Castro continuará ejerciendo una enorme influencia en el país pues continuará como Secretario General del Partido Comunista y Si Díaz-Canel lo sucede, será porque él lo eligió.