Nepal duerme bajo el miedo

Cientos de miles de personas en el centro de Nepal se prepararon a pasar la tercera noche al aire libre, ante las réplicas registradas en las últimas horas.

* Se preparan nepalíes a pasar tercera noche al aire libre ante réplicas.

    Katmandú.- Cientos de miles de personas en el centro de Nepal se prepararon a pasar la tercera noche al aire libre, ante las réplicas registradas en las últimas horas, tras el sismo de 7.8 grados de la víspera, que ha dejado más de dos mil 430 muertos y miles de heridos.
Después de la réplica de 6.7 grados que sacudió esta tarde esta capital y se sintió hasta los vecinos India y Bangladesh, las familias buscan algún espacio disponible para pasar la noche, como plazas, patios de escuelas e incluso camellones, según un reporte del diario Nepali Times en internet.
En la Plaza de Patan Darbar, que también ha sido devastada por el terremoto, muchos sobrevivientes se sentaron, en espera de que puedan ser trasladados a algunos de los refugios que se han instalado dentro de escuelas y espacios abiertos.
En los distritos de Tundikhel, Khula Manch, Dasrath Stadium y Maitighar Mandala, familias enteras caminan entre los escombros en busca de un lugar seguro, ante el miedo de que un nuevo terremoto derrumbe las construcciones que quedaron en pie, pero con graves daños. “En nuestra localidad, la gente está asustada, como sus casas son viejas y se debilitaron por el terremoto de ayer tienen miedo”, dijo Sanu Maharjan, uno de los muchos voluntarios que han pasado el día removiendo los escombros con sus manos, en busca de posibles sobrevivientes.
Luego de las 17 réplicas registradas en este domingo varios de las construcciones afectadas por el terremoto del sábado se vinieron abajo, dejando atrapadas a más personas. “Más casas se derrumban debido a las réplicas, es aterrador”, dijo Maharjan.
La réplica más fuerte, de 6.7 grados Richter, arrasó con innumerables casas que fueron dañadas en el sismo del sábado y mató incluso a más personas en varios distritos de Katmandú y localidades aledañas, aumentando la cifra de víctimas.
Hasta esta tarde la cifra oficial de muertos por el terremoto era de dos mil 430 y cinco mil 936 heridos, aunque se espera que el dato continúe en aumento conforme se reciban informes de las zonas aledañas a la capital y de localidades de Nepal Central afectadas.
En el Hospital de Katmandú Bir los pasillos están plagados de cuerpos no identificados, mientras que unas 450 personas que resultaron heridas fueron admitidas para recibir atención, algunas de ellas con múltiples fracturas, al ser rescatadas entre los escombros.
Pese a que se han desplegado miles de miembros del Ejército, la Policía Armada y personal de otras fuerzas policiales para auxiliar a las víctimas del terremoto, las labores de rescate son lentas debido a que no se cuenta con equipos de excavación suficientes.
“Sabemos que muchos están atrapados dentro, pero no sabemos cómo hacer para sacarlos… solo se puede hacer con nuestros equipos de rescate ante estos desastres pero son muy pocos para llegar a todas partes”, admitió un inspector de policía.
Equipos internacionales de ayuda, procedentes de India, China y Pakistán, aterrizaron este domingo en Katmandú, respondiendo al llamado de Nepal, que declaró el estado en emergencia a raíz de la catástrofe, la peor que se registra en el país en los últimos 80 años.