Niñas y niños, policías por un día en N. Romero

Yavid, es un niño con síndrome de Down que participó en las labores de seguridad municipal y pase de lista bajo el mando del Comandante Eduardo Aguilera. Con acciones como Policía por un Día, instruida por el Presidente Municipal, Armando Navarrete, se fomenta la cercanía de la Policía y la ciudadanía.

Se trata de una actividad con la que se pretende generar una mayor cercanía y confianza entre los elementos y la ciudadanía.

Nicolás Romero, Méx.- La edad ya no es requisito para ingresar a la Comisaría de Seguridad Pública municipal. El Gobierno del Presidente, Armando Navarrete, a través de la corporación policiaca, cumplirá el sueño de niñas y niños que quieran ser policías por un día.
Se trata de una actividad con la que se pretende generar una mayor cercanía y confianza entre los elementos y la ciudadanía.
El primero fue Yavid, un niño con síndrome de Down que participó en las labores de seguridad municipal durante recorridos y pase de lista bajo el mando del Comandante Eduardo Aguilera.
“Es un programa para personas que con el deseo de pertenecer a la Policía pueden venir, incorporarse por un día y ver las actividades que desarrollamos. Este programa es para fortalecer las acciones de proximidad social, como parte de las instrucciones de nuestro Presidente Municipal”, detalló Aguilera.
“Que la gente se dé cuenta de que la Policía municipal no solamente está para detener delincuentes, para inhibir o detectar las faltas administrativas o hechos delictivos en el territorio municipal, sino también para que se den cuenta de que se pueden acercar y vean que somos una Policía de proximidad social, una Policía dispuesta a entablar una conversación, un diálogo con los diferentes actores sociales y se pueda romper esa barrera que existe entre la Policía y la sociedad”.
Yavid, quien como miembro honorario fue nombrado “Comandante Lechuza”, recibió un obsequio por parte de los uniformados, les expresó con abrazos su cariño y estuvo muy emocionado durante su estancia en la corporación.
“Vemos lo que son, humanos y muy amables con nosotros”, agregó Buenaventura Santillán, padre de Yavid.