Noreste de México y sureste de EUA se verán afectados por polvo del Sahara

REDACCIÓN

El polvo del Sahara, viento cálido de África, alcanzará mañana viernes su máxima concentración de material particulado en el aire en el noreste de México y el sureste de Estados Unidos, previó el director del Observatorio Ciudadano de la Calidad del Aire del Área Metropolitana de Monterrey, Alfonso Martínez Muñoz.

El directivo afirmó que el polvo de África o del Sahara llega a América cada año a inicios del verano, en los meses de junio y julio, pero se desconoce cuándo comenzó, “seguro, antes de que el ser humano tuviera la capacidad de registrarlo, son fenómenos que existen desde hace miles, si no es que millones de años”.

El estado de Nuevo León, en concreto su capital Monterrey, se verá afectado principalmente por una concentración pico mañana viernes, aunque los efectos persistirán en los días siguientes, según lo pronosticó Martínez Muñoz.

Reconoció que este fenómeno provoca afectaciones en la calidad del aire, ya que aumenta la concentración, sobre todo de partículas de 2,5 micras (PM2,5), las cuales junto con las que se producen en el área metropolitana de Monterrey, se reflejan en contaminación atmosférica.

Expresó que debido a esto, este jueves ya se presenta alguna afectación en la entidad pero es pequeña, “digamos que (para) este viernes se prevé una afectación mayor o que llegue en cantidad mayor”.

La calidad del aire se verá afectada, continuó, pero los habitantes de la región se pueden mantener al tanto a través de la red de estaciones de monitoreo que hay en el área metropolitana, que son 13, o bien mediante alguna aplicación para celular.

Ante esta condición, el director del Observatorio de Monterrey llamó a la población a mantenerse atentos a la calidad del aire para que planeen sus actividades, sobre todo las que realizan al aire libre, ya que éstas no se deben hacer cuando hay contaminación alta.

Explicó que este viento cálido a su paso por el desierto del Sahara levanta polvo que es rico en minerales y éstos se asientan en América, principalmente cuando llegan al Caribe, y posteriormente en el noreste de México y en el sureste de Estados Unidos.

“Este viento cálido seco trae minerales, que son material particulado que tiene un papel muy importante con el clima, porque evita que se formen depresiones tropicales, o lluvias que es lo clásico, ciclones y huracanes”, subrayó Martínez Muñoz.

Comentó que a menos que cambien las condiciones, todo parece indicar que mañana viernes, sábado y en el transcurso de la próxima semana habrá una afectación importante, no sólo en el noreste de México, sino también en las localidades estadunidenses de Houston, Dallas, Laredo y esa zona de Texas.

Explicó que “el fenómeno ocurre en esta época del año porque predomina el viento del este que viene de África y llega a América por el Atlántico, entra al Caribe, Barbados, Puerto Rico, Cuba, así como al Golfo de México hasta Monterrey poco más hacia el oeste, luego sube por Texas, y de ahí vuelve a salir al Atlántico, pero en otra dirección”.

Según datos de la Comisión Nacional del Agua, la Capa de Aire del Sahara (SAL, por sus siglas en inglés) es una masa de aire muy cálida y seca, que se forma sobre el desierto del Sahara a finales de la primavera y hasta principios del otoño.

Comúnmente se desplaza sobre el Océano Atlántico, además puede llegar hasta el Mar Caribe y el Golfo de México; en ocasiones alcanza una extensión horizontal de cuatro a cinco mil kilómetros.

Durante los meses de junio y julio de 2018 se presentó un número récord de eventos de Polvo del Sahara en el Atlántico Tropical.