Papa Francisco se reunió con el jefe del Ejército

* Al inicio de su visita a Myanmar.

Rangún.- El Papa Francisco se reunió con el jefe del Ejército de Myanmar, el general Min Aung Hlaing, acusado de llevar a cabo una “limpieza étnica” de la minoría musulmana Rohingya, en el primer día de su visita a este país asiático. Aunque originalmente estaba previsto que el Pontífice descansara este lunes tras su llegada a Myanmar, se decidió hacer una modificación en la agenda para que el Papa recibiera esta tarde al general en la residencia del arzobispo en Rangún, un día antes de su encuentro con la Premio Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi.
“No hay en absoluto discriminación religiosa en Myanmar. El Ejército obra por la paz y estabilidad del país”, aseguró el militar al Papa Francisco, según un escueto mensaje divulgado por su oficina en Facebook tras su encuentro. Según El Vaticano, la reunión fue de “cortesía” y solo duró unos 15 minutos”, durante los cuales hablaron de la gran responsabilidad de las autoridades del país en este “periodo de transición”.
El Papa arribó este lunes a Myanmar, donde fue recibido por autoridades civiles y religiosas del país, en una visita que suscita esperanza entre los refugiados rohingyas, que desde Bangladesh han denunciado violaciones, asesinatos y torturas por parte del Ejército birmano. Niños con atuendos tradicionales saludaron al Papa Francisco, que se desplazó en un auto azul, mientras coreaban “¡Viva el Papa!” y ondeaban pequeñas banderas de Myanmar y El Vaticano.
Mañana martes, el jefe de la iglesia católica comenzará los eventos previstos en su viaje internacional, el vigésimo primero de su pontificado, que también lo llevará a Bangladesh. Se prevé que el Papa se reúna con Suu Kye, cuya reputación a nivel internacional está empañada por la falta de empatía mostrada hacia los rohingyas, unos 620 mil de los cuales huyeron desde finales de agosto hacia Bangladesh para escapar de una dura campaña de represión que Naciones Unidas ha calificado de “limpieza étnica”.
Las organizaciones de defensa de los derechos humanos acusan al general Min Aung Hlaing de ser el principal responsable de esa campaña de represión.