Pide a Estados Unidos legislar para reducir violencia armada

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) llamó al Congreso de Estados Unidos a adoptar medidas legislativas urgentes para reducir la violencia relacionada con las armas de fuego y prevenir futuras tragedias.

* Condenó la masacre de la semana pasada en Texas,
donde perdieron la vida 26 personas y 20 resultaron heridas.

Washington.- La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) llamó al Congreso de Estados Unidos a adoptar medidas legislativas urgentes para reducir la violencia relacionada con las armas de fuego y prevenir futuras tragedias.
Al condenar masacre de la semana pasada en Texas, donde perdieron la vida 26 personas y 20 resultaron heridas, la CIDH hizo notar que esos hechos ocurrieron un mes después de la ocurrida en Las Vegas, Nevada, que dejó 59 muertos y más de 500 heridos.
“Sólo un mes después del tiroteo en Las Vegas, repetimos que esta trágica violencia masiva es prevenible. La acción inmediata del Congreso en este tema para reformar las leyes sobre porte de armas en Estados Unidos y prevenir más masacres es urgente”, dijo la comisionada Margarette Macaulay, relatora para Estados Unidos.
Macaulay pidió además que el gobierno levante la prohibición para que se usen fondos federales, a fin de realizar estudios sobre los vínculos entre la violencia doméstica e interpersonal y la violencia armada, y poder así formular una efectiva política de protección de la población.
La comisión citó cifras de la corporación sin fines de lucro Gun Violence Archive, según las cuales ha habido 35 tiroteos masivos en los 35 días desde el tiroteo en Las Vegas, definiéndolos como un evento en el que cuatro o más personas son asesinadas o heridas por armas de fuego en un único momento y lugar.
Desde el tiroteo masivo que tuvo lugar en la escuela primaria de Sandy Hook, en Connecticut, en 2012, donde 20 niños fueron asesinados a tiros, se han registrado más de mil 500 tiroteos masivos, que han dejado al menos mil 715 muertos y seis mil 089 heridos.
Según la Encuesta de Armas Pequeñas de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, siglas en inglés), Estados Unidos es el país desarrollado con la tasa más alta de asesinatos por armas de fuego. La comisión indicó en un comunicado que múltiples estudios científicos han demostrado que este hecho está estrechamente relacionado con la tasa de posesión de armas que, con 88.8 por cada 100 habitantes, es la más alta del mundo.