Policías en resistencia

Crece la negativa… Continúa la resistencia por parte de los policías estatales que fueron destituidos la semana pasada de la Secretaría de Seguridad; ayer, 74 de los 174 uniformados acudieron al Tribunal de Justicia Administrativa del Estado de México para solicitar una mesa de diálogo con el gobierno mexiquense y sus mandos superiores. (Foto: Juan Hernández)

Isabel Blancas

*Persiste negativa de uniformados a ser destituidos; exigen mesa de diálogo con el gobierno.

Cerca del medio día se presentaron en las oficinas del Tribunal de Justicia Administrativa del Estado de México, los policías de la Secretaría de Seguridad Pública que fueron despedidos para iniciar un proceso legal.
Así lo explicó Rigoberto López Valdés, coordinador nacional de delegados estatales de la organización Ciudadanos Uniformados Asociación Civil, quien explicó que la intención que tienen es buscar mesas de diálogo con el gobernador y la Secretaría de Seguridad Pública para tratar de resolver esta situación.
Explicó que por ahora son 74 los policías despedidos de un total de 174 pues los otros 100 se ampararon contra este procedimiento que consideraron es completamente injustificado.
Consideró es lamentable esta acción de la autoridad estatal pues no se cumplió con el protocolo establecido para notificar, otorgar garantía de audiencia y respetar los derechos de los trabajadores del área de análisis criminal.
“De inicio, no se siguió un protocolo, únicamente los citaron para un curso y les dicen que firmen esos documentos, que en realidad era su renuncia, y eso no se vale”.
Destacó que los amparos se interpusieron ante la justicia federal en contra de la Secretaría de Seguridad del Estado de México y la organización que representa ofrece asesoría jurídica para que más elementos se sumen a esta acción legal.
“Son 174 familias que no tendrán que comer, se les está dejando en la indefensión y no se respetó ni el mínimo derecho de audiencia de nuestros compañeros”.
Destacó que también existe el caso de una mujer que forma parte de las personas despedidas que padece cáncer, a la cual además se le está limitando la atención médica y el tratamiento.
Para finalizar, aseguraron que no permitirán que violen los derechos elementales de los trabajadores de seguridad, por lo que continuarán con el proceso legal hasta encontrar una resolución favorable.
“No vamos a cerrar calles para presionar, lo que queremos es un diálogo para buscar soluciones y de ser posible, sean restituidos nuestros compañeros”.