Predominarán ataques en Inteligencia Artificial y sistemas cuánticos

REDACCIÓN

Acciones dirigidas a tecnologías como Inteligencia Artificial (IA), así como a los sistemas cuánticos y los que provienen de la nube, figuran en el listado de tendencias en ciberataques para 2019, publicado por “MIT Technology Review”.

De lo que más padecerán los cibernautas este año serán los ataques en los que se hackean los contratos inteligentes, que funcionan mediante tecnología blockchain, de acuerdo con dicha publicación.

Aunque las defensas contra los ataques más conocidos son reforzadas por parte de los equipos especializados, los hackers van adoptando nuevas tecnologías que les permiten ir un paso más adelante.

Entre ellas se encuentra la IA y el Machine Learning, que permiten aprender de los hábitos de las víctimas para lograr un objetivo como apoderarse de la mayor cantidad de información posible, o hacer prácticas como la minería de datos.

En lo que respecta a los ataques mediante el uso de IA, lo que se verá en 2019 será la creación y propagación de videos falsos que buscan engañar a las personas.

Esto con el propósito de desinformarlas respecto a cuestiones políticas cuando es tiempo de campañas electorales, o para obtener de las víctimas información sensible como contraseñas u otros datos que son aprovechados por los hackers para robar la identidad.

Estos videos que se conocen como “deepfakes” ayudan a los delincuentes a convencer a las víctimas de entregar su información, ya que la IA que emplean les ayuda a realizar videos y audio sumamente realistas, sin necesidad de recurrir a los servicios de algún estudio de video, señaló la publicación.

“Los ciberdelincuentes también podrían usar la tecnología para manipular los precios de las acciones, por ejemplo, publicando un vídeo falso de un CEO que anuncia que su compañía se enfrenta a un problema de financiamiento o a alguna otra crisis.

“También existe el peligro de que los vídeos deepfake se usen para difundir noticias falsas en las elecciones y para avivar las tensiones geopolíticas”, refirió.

Otro de los usos que se da a la IA para realizar ataques y que se podrá ver con mayor frecuencia en 2019, es la contaminación de los sistemas con algoritmos que permiten generar acciones sofisticadas contra las empresas u organismos que no cuenten con una estrategia real de seguridad que abarque todos los niveles.

Al contaminar los sistemas, las defensas de una red pueden verse vulneradas al no identificar como amenaza los algoritmos que son introducidos por los hackers.

Las demás tendencias atienden a la falta de maduración en el uso de tecnologías emergentes como el blockchain o la computación cuántica, ya que el desarrollo de estas tecnologías apenas comienza y por lo mismo tienen errores que son encontrados tanto por los investigadores encargados de la protección de los datos como por aquellos que buscan vulnerabilidades.

El listado de ciberamenazas demuestra que los hackers ya no deben ser pensados como personas aisladas que buscan vulnerabilidades desde los espacios recónditos de una casa, más bien son organizaciones completas que se dedican a la investigación sobre cómo comprometer sistemas.

“Los hackers van creciendo, van evolucionando, ya no son personas que se encuentran en un sótano, son organizaciones criminales, el cibercrimen para hacerse de dinero, de datos, de identidades tienen que engañar a sus víctimas.

“El número de dinero que se mueve alrededor del cibercrimen está abajo solamente del narcotráfico, eso es grave”, señaló en entrevista para Notimex el director general de Fortinet México, Eduardo Zamora.

Para responder a dichas amenazas es importante que se adopte una estrategia de seguridad que sea integral, de modo que la seguridad de los datos de cibernautas no sólo depende de los sistemas que tengan las organizaciones.

También implica hábitos de higiene digital, tales como evitar hacer descargas de sitios ilegales, evitar compartir contraseñas o corroborar las fuentes de lo que se ve en la red antes de compartir contenidos.

“Divulgar datos particulares puede causar gran daño a nuestra privacidad, ya que esa información, por lo general, se vende a terceros para publicidad dirigida. Por otra parte, al inscribirnos en ciertos descuentos, también otorgamos ciertos permisos para el uso de la información que entregamos y que muchos usuarios no leen”, advirtió el directivo.