Sencillo, reformista y resistido

* Francisco cumplió 5 años de Papa.

Ciudad del Vaticano.- Francisco cumple cinco años de su elección como Papa manteniendo gestos de pastor sencillo cercano a la gente, con la decisión de avanzar en las reformas estructurales del Vaticano y con un sostenido criticismo en su contra, especialmente en sectores “conservadores” de la Iglesia.
Como ya es tradición en el actual pontificado, no están previstos actos públicos celebrativos este martes 13 de marzo en la Santa Sede, aunque la mayor parte de las oficinas de la Curia permanecerán cerradas por el feriado que recuerda la fumata blanca de 2013.
En el primer lustro de su papado, Jorge Mario Bergoglio reforzó su estilo de pastor cercano, no abandonando nunca los gestos de sencillez que lo mantienen constantemente en relación con los pobres y los excluidos.
Entre otras cosas, decidió institucionalizar los “viernes de la misericordia”. Se trata de encuentros a sorpresa que, al menos una vez al mes, sostiene libremente con personas vulnerables de Roma que visita él mismo.
Esta costumbre la inició en el Jubileo de la Misericordia, 12 meses de solidaridad que él mismo instituyó entre 2015 y 2016 como celebración para toda la Iglesia. En ese tiempo, se habituó a tener encuentros sorpresivos con enfermos, ancianos, niños y desamparados.
La tradición continuó y sumó nuevos sorprendidos: exprostitutas, víctimas de trata de personas, encarcelados y drogadictos en recuperación. Gestos de simpleza pero de gran impacto público, por las imágenes del Papa abrazando, bendiciendo o pasando el tiempo con los más pequeños.
“Creo que (Francisco) está teniendo un enorme impacto, quizás en primera instancia se puede pensar que es de emoción, de simpatía y de cercanía espontánea de la gente hacia este Papa, pero creo que está teniendo un gran efecto en el modo de vivir el cristianismo hoy”, afirmó María Voce, presidente del Movimiento de los Focolares.
“Siento que es como una revolución, una reforma no sólo de la Curia Romana sino, sobre todo, de la Iglesia católica y de la cristiandad. Un retorno al evangelio puro, una radicalidad mayor y esto lo siento todavía muy fuerte”, agregó en entrevista con Notimex.
Esa cercanía se ha multiplicado al infinito con Jorge Mario Bergoglio. No sólo en sus audiencias públicas semanales en el Vaticano, también en sus viajes italianos y al exterior, donde ha podido tomar contacto con millones de personas a lo largo de cinco años.
Ese contacto “cuerpo a cuerpo” resulta ser la energía que le permite al Papa argentino afrontar la tarea más ardua de su pontificado: la reforma de la Curia Romana.
En diversas ocasiones, él mismo ha reconocido públicamente que uno de los motivos por los cuales fue elegido es para plasmar un profundo cambio en las estructuras burocráticas del Vaticano. No obstante el titánico esfuerzo del propio pontífice, la reforma avanza lentamente.
“Un consejo de cardenales fue anunciado el 13 de abril de 2013 para ayudar al Papa en el gobierno de la Iglesia universal y atender otros asuntos, además de tener la misión de proponer la revisión de la constitución apostólica Pastor Bonus”, explicó el cardenal hondureño Oscar Rodríguez Maradiaga.
Él es, justamente, el coordinador de ese consejo de purpurados, conocido coloquialmente como C-9, por el número de sus integrantes.
“Al principio, muchos pensaban que iba a ser un proceso rápido, que tomaría un máximo de dos años. Ciertamente, reemplazar una constitución con una nueva no parecía muy complicado. Pero, paso a paso, nos dimos cuenta que no se trataba de algo externo sino de una verdadera reforma”, añadió.
Antes de tener un texto definitivo que diese lugar a la nueva Curia Romana, el Papa decidió avanzar paso a paso unificando secciones del Vaticano en nuevos “dicasterios” y creando las secretarías para la Comunicación y para la Economía.
Más allá de los cambios estructurales, la reforma más importante impulsada por Francisco tiene que ver con el acento con el cual la Iglesia católica se relaciona con el mundo, pasando de una mirada enjuiciadora a otra misericordiosa, incluso con sectores hasta ahora más bien marginados en la realidad católica, como los homosexuales y los divorciados vueltos casar.
Todas estas transformaciones le han granjeado a Francisco duras críticas y señalamientos varios, incluso ha sido acusado de propalar herejías.
Pero para Vincenzo Paglia, presidente de la Pontificia Academia “Pro Vita” del Vaticano, nadie debería sorprenderse por las críticas contra el Papa.
“Debemos leer el evangelio así como es, si me persiguieron a mí, los perseguirán también a ustedes, dijo Jesús. ¿Por qué escandalizarnos? Es así y no podrá ser de otra manera. También porque el evangelio es una espada de doble filo, que penetra hasta la médula”, estableció.
“El diablo no se queda sin trabajar. El mal no reposa. Trabaja. Y tanto. Claro, existen estas pequeñas oposiciones, pero el Papa representa el líder espiritual más universal. Creo que millones de personas miran a Francisco como nunca antes han visto a un Papa”, agregó.
Las resistencias, propaladas en círculos del Vaticano, a través de blogs o sitios de opinión católicos, contrastan con las miles de personas que cada semana llegan a las audiencias públicas de Francisco o los millones que le siguen a través de las redes sociales como Twitter, donde sus “followers” superan los 30 millones.
Para Julio Bárbaro, dirigente político argentino, exministro de Cultura del país (1989-199) y viejo conocido de Bergoglio, el Papa pasó por muchas etapas y las superó, lográndose colocar en un espacio que abarca a toda la religiosidad.
Por eso ponderó: “El Papa trasciende la fe y le devuelve a la Iglesia un lugar en la humanidad que la desburocratiza, rompe los límites entre lo sacro y lo profano, hace que la Iglesia sea más abarcadora”.