¿Tortillazo?

La tortilla en el aire… La Cuesta de Enero podría iniciar en las siguientes horas en caso de concretarse el aumento al precio de la tortilla, de entre 1.50 y 3 pesos por kilo, advertido por la Unión Nacional de Industriales de Molinos y Tortillerías (UNIMTAC). Sin embargo, la Gran Alianza de la Masa y la Tortilla negó tal incremento, al menos en el Valle de Toluca, al señalar que en noviembre pasado les fue autorizado el último aumento. (Foto: Victoria Acevedo).

* Unión de Molinos y Tortillas anuncia incremento de hasta 3 pesos por kilo.

* Alianza de la Masa y la Tortilla niega aumento, ya hubo uno en noviembre.

Isabel BLANCAS

En el Estado de México no subirá de precio el kilogramo de tortilla, aseguró Nemesio Figueroa, comisario presidente de la Gran Alianza de la Masa y la Tortilla de la República Mexicana, pese a las declaraciones hechas a nivel nacional.
Este martes, la Unión Nacional de Industriales de Molinos y Tortillas (Unimtac) dijo que se prevé un aumento al kilo de tortillas que podría ir desde un peso con 50 centavos hasta los tres pesos, dependiendo las diferentes regiones del país, esto a raíz de los aumentos que se han generado en la energía eléctrica y el gas.
Sin embargo, Nemesio Figueroa explicó que a principio de noviembre, el precio de la tortilla tuvo un ajuste en el Valle de Toluca, por lo que hoy en día no se espera tener otro incremento, por lo menos en esta región y el estado en general.
“Esperamos ya no tener más ajustes por ahora, con el ajuste que tuvimos en noviembre será suficiente, ya se hará otro estudio a mediados de año, a ver si se justifica o no”.
Explicó que el ajuste que se dio hace unos meses fue de un peso, porque había tortillerías que daban el kilo en 10 pesos y la tortilla más cara que se encuentra en territorio mexiquense es de 17 pesos por kilogramo.
No descartó la posibilidad de que en un par de meses pudiera darse otro incremento, pues les preocupan las alzas en insumos como gas y gasolina porque éstos aumentan de manera constante y eso daña la economía de sector al que representa.
Dijo que el aumento del precio en la tortilla provoca que las amas de casa consuman menos tortillas, lo que causa una disminución en la producción y como consecuencia, que haya cierre de tortillerías.
“Hemos visto una reducción en el consumo porque hay estudios que arrojan que en una comida, una persona consumía hasta 190-200 gramos de tortilla, ahora se estiman un consumo solo de 110”.
En los últimos seis meses, consideró que el gas fue lo que más incrementó, pues subió cerca de un 35 por ciento “pero no podemos cargarle ese porcentaje a la tortilla”.
Lo que la gente ha decidido, explicó, es seguir comprando tortilla pero aprovecharla al máximo, ahora si hay tortillas frías, se hacen tostadas o chilaquiles, pero ya no se desperdician.

Artículos similares