Transporte público, un riesgo

Foto Francisco Martínez

POR Rafael Rodríguez

El uso de transporte público de pasajeros es una necesidad por la que la gran mayoría de los mexicanos ha tenido que recurrir, por motivos económicos o de movilidad, por lo que quienes abordan diariamente estas unidades buscan sentirse seguros al utilizar los autobuses.

Sin embargo, esto no siempre es una realidad en la percepción de los habitantes del Valle de Toluca, quienes aseguraron que en variadas ocasiones han tenido que viajar en un autobús conducido por un chofer que se encuentra hablando por teléfono, e incluso en sus redes sociales, mientras lleva consigo la vida de las personas.

En un sondeo realizado por 8Columnas, nos pudimos percatar que, sin importar la línea y ruta de transporte, los usuarios se han topado con esta escena que a primera vista los hace sentir inseguros.

“A los choferes no les importa la gente que traigan atrás, ellos con que vayan hablando con la novia o chateando van bien y el pasajero no les importa” señaló una vecina de la zona centro de Toluca.

En muchos de los entrevistados fue posible notar preocupación y descontento, por el hecho de que no exista una regulación eficiente que evite que esta mala práctica continúe suscitándose en el Valle de Toluca, pues aseguran que han llamado a los números de quejas, sin embargo, no recibieron la atención deseada o simplemente no les contestaron.

“Ya van varias veces que llamo al dichoso número que trae pegado, pero pues a veces te contestan de manera déspota o luego ni contestan” agregó un joven

Debido a la poca confiabilidad de las instituciones encargadas de recibir las quejas, muchos de los toluqueños que participaron en dicho sondeo señalaron que la necesidad por llegar a sus destinos hace que opten por continuar su trayecto, aunque el miedo y preocupación resulta inminente

Agregaron que el riesgo no es solo para ellos, sino también para los transeúntes, quienes pueden ser atropellados por los choferes al no verlos por estar pendientes de sus dispositivos electrónicos.

Según cifras de la Secretaría de Movilidad del Estado de México (SEMOV), en 2017 se registraron un total de 2 mil quejas ciudadanas por diferentes deficiencias, número que coloca a la entidad mexiquense como la peor calificada en calidad del transporte público urbano.