Tres años de la muerte de Joan Sebastian

Foto Especial

Por Monick Huitrón

El día de ayer se cumplió un año más sin el Poeta del Pueblo y, tenemos que decir que causó mucha tristeza ver la indiferencia por parte de algunos de sus hijos, al menos, de los mayores, quienes ya habían declarado la semana pasada, que no asistirían a la misa y que lo recordarían en privado, a su manera.

La que no faltó y llevó a sus hijas a la misa que se celebró en memoria de Joan, fue Alina, última pareja sentimental del cantante. También estuvo presente su hermano, Federico, entre otros familiares.

Algo que también llamó la atención, fue la poca gente que llegó a la iglesia, ya que los dos años pasados, eran tumultos de personas recordando al querido Rey del jaripeo y en esta ocasión, sólo asistieron alrededor de cien personas. Y, definitivamente, creo que esto se debe en mucho, a los problemas que vienen arrastrando entre los hijos de Joan, mismos que son del dominio público, por el tema de la millonaria herencia. Entonces, en lugar de dedicarse a mantener viva la imagen de su padre y de invitar a la gente a que no lo olviden y a que asistan a las misas en su memoria, parece que les importa más seguir peleados por la herencia.

Es una lástima que no se den cuenta que peleando por dinero, además, un dinero que ellos no trabajaron, que ellos no se ganaron con el sudor de su frente, sólo provocan el morbo de la prensa, y provocan también que la gente les pierda el respeto, porque ellos, con su actitud, se lo pierden a su padre. Un hombre que les enseñó a trabajar por las cosas, con su ejemplo de lucha y trabajo, siempre.

Ojalá que José Manuel, Julián y Zarelea, reflexionen sobre su indiferencia al aniversario luctuoso de su padre, porque, ciertamente, él nos dejó un legado muy grande y poderoso que nos hará recordarlo siempre, pero ellos, como sus hijos y herederos de todo lo que dejó, tienen el deber de hacer acto de presencia en fechas tan importantes como el día en el que murió el hombre que les dio la vida y que se las dejó resueltas. Más allá de que lo recuerden y vivan su dolor en privado, sí es importante que lideren eventos de este tipo. Como ejemplo, pongo a Lupita Infante, que no ha dejado pasar un solo año en el que no conmemore con el pueblo, el cumpleaños y el día que murió su padre, Pedro Infante.

Respecto al museo que se buscar abrir en honor a Joan Sebastián en su querido Juliantla, sigue en proyecto, porque la familia, o sea, los hijos, tampoco se han puesto de acuerdo y no han firmado la autorización que se requiere, y claro, también tienen que donar las prendas y artículos que serán exhibidos. Ahora que entrará una nueva administración municipal, se espera que retomen el asunto y que se le dé la seriedad que amerita.

 

Artículos similares