UNAM aplica rehidratación humana y restauración para identificar cuerpos

REDACCIÓN

Especialistas de la Universidad Autónoma de México (UNAM) utilizan novedosas técnicas de restauración y rehidratación de piezas anatómicas humanas, para identificar las señas particulares de un cuerpo, con fines didácticos y de investigación forense.

El proceso de rehidratación tarda de una a dos semanas y se utilizan sustancias como agua, agua destilada, sodio, glicerina, entre otros, el cual puede ser utilizado para la investigación, docencia y en el ámbito de administración e impartición de justicia.

Con este procedimiento que se practica en la Facultad de Medicina, es posible rehidratar rasgos faciales, huellas dactilares, tatuajes, lesiones o cicatrices, explicó Diego Pineda Martínez, jefe del Departamento de Innovación en Material Biológico Humano de esa facultad.

La técnica contribuye al proceso de identificación humana, pues es posible restaurar y rehidratar rasgos faciales, además de huellas dactilares de cuerpos momificados o en avanzado estado de descomposición.

Al darle tratamiento a las piezas, los especialistas se percataron que había sustancias que hidrataban la piel y los órganos, por lo que decidieron investigar a fondo este proceso en cuerpos momificados, mismos que volvieron a su estado original, informó la UNAM en un comunicado.

El experto indicó que dentro de la línea de investigación que se maneja en ese Departamento, se encuentran los proyectos de exposición de hueso y diente al fuego, morfología dental, reconstrucción facial y estimación de edad a través de la cuarta costilla y sínfisis del pubis.

Las técnicas no son nuevas, pero la máxima casa de estudios se ha encargado de experimentar con diferentes sustancias, para lograr una verdadera hidratación del material biológico humano, aclaró Pineda Martínez.

Los resultados han sido divulgados al Instituto de Ciencias Forenses, donde se muestra interés en que estos conocimientos sean aplicados por médicos forenses.