Ya son 5 años de la muerte de Chucho Benítez

* Ayer se conmemoró un aniversario luctuoso más del crack y fue recordado con mucho cariño.

Por Monick Huitrón

Era la noche del 29 de julio del año 2013 en Qatar, alrededor de las 8:30 de la noche, Chucho se encontraba descansando en el hotel donde se alojaba junto a su familia, cuando le comentó a Liseth, su esposa, que tenía fuertes dolores estomacales, por lo que se tomó una pastilla, pero al seguir igual, decidió ir al hospital más cercano donde le dieron más medicamento para calmar el dolor, pero jamás le practicaron algún estudio que indicara cuál era la causa de tan intenso dolor en el abdomen.

La misma Liseth declaró, en su momento, que tuvieron que esperar más de dos horas para que les atendieran en el hospital, y que la atención no había sido la mejor; Chucho, ya en muy malas condiciones, le pidió que cuidara de sus hijos, porque sentía que moriría. De pronto, empezó a convulsionarse y luego vino el paro cardiaco que acabó con su vida.

A pesar de que se le practicaron dos autopsias, una en el mismo Qatar y otra más en Ecuador, su país natal, siempre tendremos la duda sobre la verdadera causa de su deceso, ya que, por un lado, el hospital de Qatar, certificó que había muerto por una peritonitis mal atendida que le había provocado un paro al corazón. Pero los estudios arrojados en su país, indicaron que su muerte había sido debido a una falla en la arteria coronaria.

Una noche antes había jugado su primer partido con su nuevo equipo, El Jaish, luego de ser vendido por el Club América. Tenía sólo 27 años. Había sido máximo goleador de la liga mexicana: 1 con Santos y 3 con América. Era la más grande figura de su selección y tenía todo para convertirse en un ídolo en Qatar. En su corta carrera, sumó 142 goles.

Sus funerales se realizaron a puertas abiertas en el Coliseo General Rumiñahui de Quito, donde más de 100 mil personas le dieron el último adiós. Su cuerpo descansa en el Camposanto Monteolivo.

Han pasado ya cinco años sin “El Chucho”, como le decían de cariño sus amigos y fanáticos, y lo seguimos extrañando; y, es que, nadie ha llenado el enorme hueco que dejó en Coapa. Sí, Christian, “Chucho” Benítez, fue y sigue siendo el último gran ídolo del América.