Temporada de lluvias afectó 10 mil hectáreas de siembra de maíz en Edoméx

0
190
FOTO: Victoria Acevedo

Los municipios más afectados se encuentran ubicados en la zona norte de la entidad mexiquense.

Por Guadalupe de la Cruz

Everardo Lovera Gómez, presidente de la Federación de Productores de Maíz del Estado de México, dio a conocer que las intensas lluvias que se registraron en fechas recientes inundaron entre ocho mil y 10 mil hectáreas de maíz de municipios como Otzolotepec, Temoaya, Ixtlahuaca, parte de Almoloya de Juárez y Atlacomulco.

De igual forma, indicó que la mayor pérdida se registró en las comunidades del Valle de San Juan de los Jarros y en la parte baja de San Miguel Tenochtitlán, ambas en Atlacomulco, así como en la comunidad de Santo Domingo de Guzmán, en la zona baja de Ixtlahuaca.

El maíz, dijo, estuvo bajo el agua toda una semana, por lo que se considera pérdida total, pues la planta no puede estar más de tres días inundada, porque se pudre; y eso fue lo que sucedió en la zona mazahua.

“Aún con las pérdidas, los campesinos de la zona norte del Estado de México afirman que la próxima cosecha será más benéfica que las dos anteriores, pues esperan recoger de las 400 mil hectáreas sembradas un millón 600 mil toneladas de grano; donde cada tonelada se ubica en cinco mil 610 pesos a precio de garantía, aunque en precio libre, la tonelada ha alcanzado este año casi los ocho mil pesos”, comentó.

El líder de los campesinos urgió a las autoridades estatales para que la próxima temporada de sequía metan maquinaria pesada para rebajar al menos un metro a un macizo rocoso que existe entre las comunidades de San Lorenzo Tlacotepec y Manto del Río, en Atlacomulco, y así el agua corra sin problemas, “es fácil y barato con maquinaria, para romper la roca; es entre los meses de marzo o abril cuando el Lerma está en su menor nivel”.

Lovera Gómez indicó que no se le ha hecho una verdadera limpieza al cauce, hay muchos árboles muertos atorados en medio del río, llega la basura, principalmente plásticos y obstruyen la corriente natural del cauce, y a la fecha los suelos están saturados, “ya no infiltran y lo que llueve sale del río Lerma”.

“También habría que desazolvar el río Lerma en la zona de Atlacomulco, pues con este temporal de lluvias, se quedan atravesados árboles muertos con todo tipo de basura que no deja correr de manera libre el agua y esta llega contaminada a las milpas”, concluyó.

Cabe mencionar que en el tema de pérdidas en el campo estatal por la temporada de lluvias, la Secretaría del Campo mexiquense dio a conocer que son pocos los daños, incluso pueden llegar a solo un cuatro por ciento, y al terminar esta época las afectaciones alcanzarán entre un 15 o 20 por ciento. Para ello, hay 35 millones de pesos como seguro catastrófico; por cada hectárea perdida se le paga al campesino mil 500 pesos.