Oscuro negocio de las mascarillas coreanas

0
6
FOTO: Especial

 

Una investigación destapa las peregrinas y antihigiénicas condiciones en las que se fabrican algunos de estos cosméticos. Pocas mujeres se resisten a probar uno de los cosméticos responsables de la “luminosa” y “tersa” piel de las asiáticas.

Y en nuestro país tanto en el mundo las ventas no dejan de aumentar, por ejemplo, Mediheal, una de las marcas más exitosas en Corea, despacha al año 10 millones de unidades.

Por otro lado, la periodista Tracy E. Robey publica en Racked un extenso reportaje sobre la fabricación de estas mascarillas, concretamente las “sheet mask”. Denunciando las condiciones precarias, ya que lejos de ser un proceso automatizado y bajo unos patrones de salubridad, varias fotos y vídeos muestran cómo amas de casa coreanas, doblan las mascarillas con sus propias manos sin ponerse guantes ni seguir ningún tipo de medida higiénica.

En esta actividad, utilizan un cartón como guía para plegarlas; similar al típico que emplean algunas tiendas para doblar camisetas y lo usan una y otra vez, sin desinfectar ni cambiarlo entre mascarilla y mascarilla.

“Mi investigación empezó la tarde del sábado después de leer un post en Reddit”, cuenta E. Robey, después de que la usuaria “dvaonline22” expuso dicho tema: “Solo quería compartir que, recientemente, en Corea se ha sabido que las mascarillas se fabrican en condiciones que distan mucho de la higiene. No estoy segura de si este tema se ha hecho internacional o no, pero pensé en compartirlo ya que los consumidores de otros países tienen derecho a saberlo también. Espero que, al convertirlo en un problema universal, algunas empresas cambien la forma en que gestionan los procesos de producción”, comentó.

Hacer cosméticos en domicilios privados sin licencia de fabricación es ilegal en el país, sin embargo, algo bastante común para pequeñas marcas de cosmética que llevan operando así desde 2008. Sin controles microbiológicos que puedan evitar contener restos como cabello humano, por ejemplo.

Caso de una una fiel consumidora de cosmética coreana que a principios de año publicó una foto mostrando el pelo largo y negro que había descubierto dentro del producto, y no es la única que se ha topado con objetos indeseados.

Después de toda esta polémica información saliera a la luz, se ha elevado la preocupación por la falta de pulcritud del proceso.

La bloguera “Vanity Rex”, confesó que estaba pensando qué hacer con las mascarillas que tenía en casa porque no quería correr el riego, siendo así, algunos dejarán de comprarlas, otros lo seguirán haciendo y un tercer grupo las adquirirá, solo después de investigar cuidadosamente la marca.

E. Robey aprovecha para recordar que, “aquellas que estén dispuestas a facilitar esta información serán las que sobrevivan y aumenten sus ventas”.