[adrotate group="3"]
Inicio Opinión Camino al poder

Camino al poder

1

Saúl GÓMEZ BRITO

En algún momento, preocupó lo externado el pasado 29 de mayo, referente a la suspensión de la evaluación para la obtención de Plazas Docentes, se abandonaba lo más avanzado y prometedor de las reformas estructurales, sustentando la viabilidad de una transformación progresiva mediante la aplicación de esta.

Cuando el gobernador mexiquense confirma que la Reforma Educativa continuará, esa percepción ha dejado su paso a la certeza que ésta prolonga su camino, cumpliendo el compromiso de avanzar con el impulso de la educación en estos momentos difíciles de la historia, para encontrar nuevos cauces que permitan contribuir al proceso de transformación.

En tal perspectiva, está el aliciente de abrir y no cerrar caminos al conocimiento, creando inevitables órganos de innovación, en atención a la Reforma Educativa modernizadora; naturalmente, estos problemas deben estar en el centro del conocimiento de la sociedad magisterial, precisando docentes interesados en los resultados de su trabajo.

Se trata de estar al día con los tiempos, elevando el nivel escolar a buen ritmo, validando por sí mismo el impulso del desarrollo, de acuerdo al entorno internacional; una cita es clara, no se podrán afrontar las tareas renovadoras, si no somos consecuentes y firmes en la Reforma Educativa.

A medida que se realizan los cambios, es necesario mantener el estado de apertura a las innovaciones educativas, participando y debatiendo en los puntos cruciales del quehacer educativo, acelerando los procesos que van en este sentido; el éxito sólo se consigue, cuando se utiliza en plena medida el activismo político consecuente con las medidas educadoras.  Hoy es necesario potenciar el interés y la actitud consciente hacia la Reforma Educativa, persuadiendo de esta necesidad a los nuevos profesores, así hemos de actuar en la etapa de las reformas, el contacto directo con la realidad, evidencia que éstas, se desarrollan con dificultades necesarias de conocer.

A medida que se realizan las transformaciones en el mundo, la democratización cala en todos los ámbitos de la sociedad y, consecuentemente surgen otras realidades que no podemos o mejor, no se deben esquivar, cuando todavía no se ha aprendido a trabajar en medio de una democracia educativa cada vez más amplia, esto ha dado lugar a situaciones conflictivas en educación.

En este contexto y para llevar a cabo el programa renovador, se requiere de un conjunto de fuerzas políticas reales que apuntalen su realización, fuerzas políticas de las diversas tendencias, que atiendan en serio el rumbo de las reformas, que están elevando substancialmente la influencia y el prestigio de nuestro país. Con las reformas estructurales, se señala que la competitividad y la innovación, permitirán encaminarse hasta alcanzar la meta del crecimiento del 6 por ciento del Producto Interno Bruto y, mucho depende de la eficacia y eficiencia en la educación; para cumplir estas tareas, es necesario que la calidad educativa sea la característica distintiva de nuestro sistema.

Entonces, se debe privilegiar la formación y actualización de los maestros de todos los grados de los niveles educativos, para asegurar la calidad del servicio; que la educación sea un elemento para vivir mejor, para vincularse a la producción y, para si se desea, profundizar o ampliar  lo ya aprendido.

En educación necesitamos avanzar, vincular los procesos pedagógicos con los avances de la ciencia y la tecnología, estimulando la creatividad y la investigación desde los primeros grados escolares, enlazados a la solución de los problemas estatales y municipales; hay tiempo para conocer y para discutir más ampliamente éstos y otros temas para modernizar nuestro sistema educativo.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Salir de la versión móvil