miércoles, mayo 29, 2024
InicioOpiniónEl Guardián Del Valle · Ariel Perez

El Guardián Del Valle · Ariel Perez

BARBIE: UNA LARGA HISTORIA DE AMOR CON LA DEFORESTACIÓN Y EL

PLÁSTICO

La película de Barbie es probablemente el evento cinematográfico del año, su
estreno representa uno de los mayores éxitos taquilleros de Hollywood por los
directores de culto: Barbie de Greta Gerwig, una comedia de fantasía rosa.
La yuxtaposición de la atmósfera, los personajes y los problemas desenlaza
vívidos debates en la prensa y en las redes sociales, abarcando desde divertidos
memes hasta preguntas existenciales. En lo personal y en análisis más profundo
de esta película refiere a que crea eco en campañas del pasado y el presente en
contra de amenazas existenciales muy reales: deforestación y la contaminación
plástica

Barbie: una larga historia de amor con la deforestación y el plástico, es una
película divertida y decididamente feminista. Es divertido y conmovedor ver cómo
todo sale mal en este universo perfecto cuando la Barbie principal, interpretada
por la actriz Margot Robbie, comienza a pensar en la muerte. Esta crisis
existencial ve a Barbie embarcarse en un viaje de descubrimiento al ‘mundo real’:
Los Ángeles.

En el mundo real REAL, Barbie es una muñeca de plástico lanzada por Mattel
hace 60 años. La compañía dijo que cada año se venden 58 millones de
muñecas , o alrededor de 100 muñecas por minuto, a personas en 150 países. Si
bien la Barbie de Gerwig puede preocuparse por su fecha de vencimiento, en
realidad lo más probable es que dure para siempre, perdida en vertederos y
desechada en basureros.

Más allá de su bagaje ( promover una imagen corporal poco realista entre las
jóvenes , mantener estereotipos sexistas antifeministas y propagar un estándar
particular de belleza, marginar a las personas por su color de piel ), Barbie
también ha tenido una larga historia de amor con el plástico, y terminó una
relación muy tóxica con la deforestación después de una intervención muy intensa.
A lo largo de la historia consumista de este personaje los colectivos ambientales
descubrieron que el fabricante de juguetes Mattel estaba utilizando materiales de
empaque suministrados por Asia Pulp and Paper (APP), que habían sido
expuestos por destruir las selvas tropicales de Indonesia. En ese momento, Mattel
prometió dejar de usar materiales relacionados con la deforestación en sus
empaques. Una victoria prometedora, un paso contra las empresas de pulpa y papel que continúan amenazando algunas de las selvas tropicales más grandes
que quedan en el mundo.

Luego está el “plástico” no tan fantástico de Barbie que, a pesar de que se sirve en
piezas en miniatura, ¡sigue siendo un gran problema hoy en día! Según un informe
del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente de 2014 , la
industria del juguete utiliza más plástico en sus productos reales sobre la base de
los ingresos que cualquier otro sector. El año pasado, investigadores
estadounidenses cuantificaron lo que cada muñeca Barbie le cuesta al
clima . Cada Barbie de 182 gramos provoca alrededor de 660 gramos de
emisiones de carbono, incluida la producción, fabricación y transporte de plástico.
Este es un recordatorio útil de que el plástico es solo un combustible fósil
disfrazado (el 99 % del plástico está hecho de combustibles fósiles, como el gas y
el petróleo extraídos mediante fractura hidráulica) y que contribuye al cambio
climático a lo largo de todo su ciclo de vida. Es por eso que hoy en día se reafirma
la lucha por un ambicioso tratado global sobre plásticos que limitaría y reduciría
gradualmente la producción de plástico, incluida la eliminación gradual de la
producción de plástico virgen.

PODRÍA INTERESARLE ...

MÁS LEÍDO