domingo, mayo 26, 2024
InicioOpiniónEntre Comillas · Alberto Abrego

Entre Comillas · Alberto Abrego

AUTODEFENSAS, VIOLAR LA LEY PARA HACERLA RESPETAR

¿Qué vamos a hacer? Una por una: nos queman, quemamos a uno, porque estamos hartos, estamos cansados”

Jafet Sainz, dirigente nacional de la ACME. Alianza de Autotransportistas, Comerciantes y Anexas de México (ACME), en Coacalco.

“Hay más de 600 denuncias vigentes por el delito de extorsión, y no han dado respuesta las autoridades”

Dirigentes transportistas al manifestarse frente al Ministerio Público por la quema de una de sus unidades.

La quema de una camioneta de transporte público en el Municipio de Coacalco el pasado martes 01 de agosto, por parte de extorsionadores fue el detonante para que los transportistas del Estado de México se organizaran en grupos de autodefensas con el objeto de defenderse ante extorsiones y asaltos constantes por parte de la grupos delincuenciales.

Dirigentes de grupos transportistas afirmaron que en lo que va del 2023, más de 5 mil operadores de transporte han sido asaltados, extorsionados o agredidos en sus rutas de la entidad mexiquense, y al menos 2 mil unidades de transporte han sido robadas o dañadas por el crimen organizado, principalmente en los municipios de Ecatepec, Tecámac, Coacalco, Huehuetoca, Naucalpan, Zumpango, Chimalhuacán, Nezahualcóyotl, Chalco, Valle de Chalco, Ixtapaluca, Chicoloapan, La Paz y Cuautitlán Izcalli. Afirman que unos 10 mil transportistas han sido extorsionados con cuotas semanales que van desde los 200 hasta los 300 pesos.

Desde el 7 de agosto, uniformados con mezclilla y playeras negras, a bordo de unas 200 camionetas particulares, los recién implementados grupos de autodefensa de transportistas iniciaron sus operativos, con recorridos por los lugares más conflictivos y peligrosos, para detectar y detener delincuentes.

Esto tendría que ser un escándalo de proporciones mayúsculas, pero pareciera que a nadie le importa. Las autoridades del Estado de México están más preocupadas por la transición y el “Año de Hidalgo”, que en hacer su trabajo. En la mayoría de los medios de comunicación, el tema queda relegado entre las corcholatas, el fútbol y los libros de texto; y la sociedad está más interesada en la Rosa de Guadalupe y la Casa de los Famosos.

Las autodefensas son ilegales. La historia nos ha enseñado que los grupos que comienzan como autodefensas, prácticamente se convierten en otro grupo delincuencial. Primero afirman estar “haciendo el trabajo que el gobierno no hace” en la lucha contra los asaltos y la extorsión, después se dan cuenta de que organizados y con armas en la mano, pueden hacer mucho más al amparo del poder de la fuerza y la impunidad.

Aunque en el contexto actual, y ante la inoperancia de las autoridades sus acciones parecen justificables, no existe norma o precepto legal que permita a grupos civiles pasearse armados por la vía pública haciendo lo que los policías deben hacer. Los encargados de proporcionar seguridad no lo hacen y los habitantes se han acostumbrado a niveles de violencia extremos, la sociedad es víctima de malos gobiernos y corrupción, por eso yace permanentemente agraviada por una violencia que avanza sin freno. Es un círculo vicioso que se convierte en un cáncer social llamado impunidad que corroe al sistema.

Esto no es más que el resultado de un profundo desencanto ciudadano. Vivimos en un sistema donde nadie paga las consecuencias de sus actos. La falta de respeto a la autoridad, la debilidad de nuestras instituciones, la carencia de un verdadero sistema eficaz que garantice la impartición de justicia, son señales de una forma de gobierno indiferente que reflejan un Estado de Derecho vulnerable, que luce fuerte solo en el papel, pues en la práctica es letra muerta.

La Ley está ahí, pero las autodefensas afirman que la justicia por mano propia se convierte en un imperativo moral porque el gobierno no hace su trabajo, y a la sociedad le toca organizarse y convertirse en su propio protector. Los grupos de autodefensa son una señal contundente del debilitamiento del Estado. Es insultante el cinismo y la falta de sensibilidad de las autoridades mexiquenses. La percepción ciudadana, ante la evidente incapacidad de los sistemas de seguridad es que se encuentra atrapada, por ello apoya la movilización colectiva, la ocupación del territorio, el patrullaje armado, fomenta el sentido de pertenencia y declara su apoyo a este tipo de movimientos.

Finalmente, es también una guerra por ganarse a la opinión pública, que ante las circunstancias, no será tan difícil.

Así las cosas.

RÁPIDAS MEXIQUENSES.  “NO ESTÁ MUERTO”. En entrevista, el legislador Omar Ortega Álvarez, quien es Coordinador Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en el Estado de México, aseguró que su partido “no está muerto”, y que podría dar batalla solo durante las próximas elecciones, con miras a “recuperar el verdadero rostro del perredista mexiquense”.

Como van las cosas, considerando la situación actual y sus resultados durante las recientes elecciones por la gubernatura del Estado de México, parece ser solo cuestión de tiempo.

Fecha estimada: 02 de junio de 2024.

PODRÍA INTERESARLE ...

MÁS LEÍDO