Gobierno instrumenta programas para fortalecer soberanía alimentaria

0
138

REDACCIÓN

El gobierno de México ha instrumentado programas prioritarios para fortalecer la seguridad y soberanía alimentaria en granos básicos que registran una alta importación, como son maíz, frijol, trigo panificable y arroz, además de la leche, aseguró el coordinador general de Desarrollo Rural de la Sader, Salvador Fernández Rivera.

El funcionario de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Agropecuario (Sader) refirió que en la actual administración representa un desafío reducir los índices de pobreza alimentaria que inciden en 25 millones de mexicanos, prácticamente el 20 por ciento de la población total.

En el marco del Día Mundial de la Alimentación, aseguro que si un país importa más de 25 por ciento de alimentos se vuelve vulnerable en cuanto a su soberanía alimentaria, como ya ocurre en el caso del maíz.

De acuerdo con el funcionario, México tiene dos productos que lo hacen vulnerable alimentariamente, la leche por la que se importa 25 por ciento del consumo total y el caso más preocupante es el del maíz, con 38 por ciento, que significó que durante 2018 se importarán 17 millones de toneladas.

El problema es que en total se consumieron 47 millones de toneladas de maíz que no es todo para consumo humano, mucho es para alimentar a animales, pero que a la vez tienen alta demanda por parte de los mexicanos.

En 2018 se tuvieron además los siguientes índices de autosuficiencia alimentaria: arroz, consumo de 800 mil toneladas, con una producción de 20 por ciento e importación de 80 por ciento; soya, un consumo de 5.5 millones de toneladas, una producción de 6.0 por ciento y compra de 94 por ciento.

En el caso de trigo harinero, el consumo fue de siete millones de toneladas, se importó 38 por ciento; frijol, un consumo de 1.3 millones de toneladas, se compró 9.0 por ciento; en carne de cerdo, el consumo es de 2.2 millones de toneladas y se importó 34 por ciento.

Ante este panorama, subrayó, se instrumentan líneas estratégicas enfocadas a dar capacidades a los pequeños productores e impulsar la productividad en el campo mexicano, a fin de reducir la dependencia y trabajar en la seguridad alimentaria y nutricional, con un trabajo de coordinación interinstitucional.

Salvador Fernández dijo desconocer en cuánto tiempo podría solucionarse esa falta de alimentos, puesto que la demanda aumenta rápidamente, pero consideró que están en el camino de mejorar los faltantes más importantes.

Señaló que fue una mala decisión de los gobiernos neoliberales dejar de producir los propios alimentos, ya que ahora se tiene esta dependencia alimentaria, pero que puede lograrse disminuir los faltantes.