PRI respetará resultados

1
100
Foto Juan Hernández

POR Juan Gabriel González Cruz

  • Candidato al Senado de la República de Todos por México en entrevista con 8 Columnas.
  • Ciudadanos deben contrastar propuestas, pero también trayectoria de candidatos, pide.
  • Representar al Estado de México no debe ser ni aventura ni correncia, dice abanderado.
  • Las encuestas me hacen poner atención… el PRI tienen a los mejores candidatos.
  • Corrupción, algo que se debe rechazar, detestar y condenar; castigo y resarcimiento.

Representar al Estado de México en el Congreso de la Unión no debe ser ni una aventura ni una ocurrencia, por eso le electorado mexiquense debe ponderar las propuestas, pero también la trayectoria y los resultados de los candidatos a puestos de elección.

Así lo define el candidato al Senado de la República de la coalición “Todos por México”, César Camacho Quiroz, quien en plática con 8 Columnas adelanta que su partido y él serán respetuosos de los resultados de la jornada electoral del 1 de julio y cuyo proceso en marcha debe derivar en la designación de funcionarios públicos capaces, congruentes, conocedores y que no den espacio al rencor ni a la división entre los mexicanos

Ex gobernador del estado, ex alcalde de Metepec, senador de la República, dos veces diputado federal y ex presidente nacional del PRI, Camacho Quiroz asegura que su carrera política y su capacidad para exponer propuestas, llegar a acuerdos y legislar a favor del país son sus mejores cartas de presentación en esta etapa con la ciudadanía mexiquense.

“No podría aspirar a representar a quienes no conozco, tengo la enorme fortuna de conocer al Estado de México no sólo en su geografía física, sino en la geografía humana. Este estado impresionante, grande en todos los sentidos, de las cifras enormes. Cuando tuve la oportunidad se ser gobernador éramos 11.5 millones de habitantes, hoy somos 17.5 millones de habitantes, esto da idea de la evolución tan vertiginosa que ha tenido nuestra entidad y el reto enorme de que quienes han llegado de otras partes se integren, se sumen con ganas y un anhelo de vivir mejor. Tenemos que hacer del Estado de México un hogar para crecer, desarrollarse y que lo hagamos apoyados como familia”

“El gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo Maza, requiere respaldo suficiente en el Congreso de la Unión, en la Cámara de Diputados y en la Cámara de Senadores, en el Congreso local, en fin, que hagamos de esta oportunidad para converger, sumar y convertir proyectos en acciones, para hacer de los sueños realidades”, inicia la plática el candidato a senador.

¿A mitad de campaña cuál es su evaluación, cómo se siente?

Me siento muy contento de reencontrarme con mis paisanos, aquí he estado siempre. Políticamente he sido respetuoso de los espacios de otro porque me formé en las reglas más ortodoxas de la política, el respeto a quienes tienen o tuvieron a su cargo de los ex gobernadores, soy alguien formado en el respeto, en la política de inclusión, e4n la capacidad para escuchar, en el afán de articular las propuestas propias para hacer que al final nos vaya bien a todos los mexiquenses.

Ya fue gobernador, senador, diputado federal, presidente municipal. ¿Por qué no irse por una más fácil, por ejemplo plurinominal, sobre todo en esta contienda que pinta complicada para el PRI?

Primero porque esta es mi vocación, hace años decidí ser servidor público en la más amplia extensión, he trabajado en el Ejecutivo y en los últimos años en el legislativo, como un legislador de oposición o como un legislador afín al gobierno y soy afecto a construir acuerdos, me he adiestrado en la construcción de espacios de neutralidad partidaria en alcanzar propuestas y alcanzar otras, poniendo por encima el interés superior de los mexicanos. Quiero hacer causa en común, en esta candidatura con Alejandra del Moral, con las mujeres. Las mujeres están en el centro de la atención y protagonizando la nueva era de la política.

Tengo experiencia acumulada y quiero poner todo lo que he aprendido a lo largo de este tiempo al servicio de los mexiquenses, haciendo la única política que sirve y que es viable, la que cambie positivamente la vida delas personas.

Vivimos un proceso electoral complicado, complejo y convulso. ¿Qué le dice esto a usted?

Que debemos redoblar el esfuerzo, estar muy cerca de la gente, respetar ponderar y apreciar a la militancia que es muy rifada y tenderle puentes a una sociedad demandante y exigente, que está esperando propuestas y tiene que contrastar lo que los candidatos le ponemos a su consideración y contrastar las hojas de vida de nosotros los candidatos. Quién hemos cosas, quienes hemos dado resultados y para quienes esto es una especie de aventura o es una ocurrencia donde hay ganas de ser pero no basta con eso. A las ganas hay que sumarle capacidad, experiencia y un deseo firme de hacer que el partido sea un vehículo, un instrumento y una plataforma para sumar voluntades, conciliar intereses e insisto, para que nos vaya bien a los mexicanos.

Candidato, ¿ve las encuestas?, ¿le quitan el sueño?

Las encuestas me llaman la atención pero me hacen trabajar mucho más porque José Antonio Meade ha remontado consistentemente las encuestas, creo  en él como un político con empaque, con capacidad, con destreza, con un profundo amor a México y con una vida personal intachable, cosa que no podrán decir otros candidatos que no pueden explicar de qué han vivido 15 años, de nada.

Andrés Manuel ha sido presidente y hoy candidato de Morena, es el dueño de ese partido, con una actitud patrimonialista, ha manejado a su partido como si fuera algo que le pertenece en términos literales. Ricardo Anaya que hoy debe tener más preocupación por aclarar el estado de su patrimonio y el de su familia, metido en escándalos de toda naturaleza. Por esto tenemos a Pepe Meade derecho, llano, franco, gente buena, capaz, con buenos resultados como su mejor recomendación.

Corrupción, impunidad e inseguridad. Todos le achacan al PRI la paternidad de estos problemas, ¿qué responde a eso?

Es realista admitir que se trata de fenómenos que están entre nosotros y que a nadie le gusta. La corrupción es algo que debemos rechazar, detestar, condenar y para los corruptos ninguna consideración, sean del partido que sean. Castigo y resarcimiento de los daños que han provocado al erario y a la sociedad, toda vez que el resarcimiento moral va a ser muy difícil conseguirlo porque no sólo lesionan a las organizaciones políticas a las que pertenecen, sino le hacen daño a la política y a la representación pública.

La impunidad es un mal que hay que combatir con eficacia, la impunidad se traduce en que quien la hace no la paga y eso agravia a la sociedad, porque lo que queremos es que no debe alejarse o huir de la acción de la justicia quien haya agraviado a una persona, a una familia a la sociedad. Es difícil pensar que en un estado con 17 millones de personas no haya delitos, dada su complejidad y número de habitantes, pero lo que no se puede permitir es que esos delincuentes no sean castigados con la severidad que su conducta criminal merece.

Yo soy uno der los constructores del entramado jurídico y de las normas necesarias para que haya más eficacia en las policías, en los ministerios públicos, en las fiscalías, en el mundo judicial y en los centros de reclusión que deben ser oportunidad para la reinserción social pero parecen una especie de institutos de formación delincuencial. No podemos permitir la impunidad.

¿Qué le dice a los ex priistas que se fueron a Morena y que seguramente varios de ellos terminarán siendo diputados, senadores o presidentes municipales?

Quien sea que haya tomado esta decisión, evidentemente fue alguien que no actuó con lealtad con el partido político. Si se van, bien idos; creo que son todos adultos y sabrán responder por su conducta que es reprobable cuando el PRI les dio apoyo, respaldo y los convirtió en candidatos y han sido autoridades. En su mal se lo hallarán, pero al final, quienes nos quedamos y le guardamos lealtad y gratitud al partido, a mí ya me pagó hasta por adelantado. Aquí estoy, aquí seguiré porque es mi convicción; el partido está integrado por seres humanos que por supuesto pueden tener errores y enfrentar problemas, el asunto es cómo los superan y cómo los tratan. Pienso de manera optimista, quitar la hierba mala que le permita crecer bien a esa plantita llamada democracia. Creo en el Estado de México, en los priistas y en los mexiquenses

Confío en la gente y pido un voto de confianza porque lo que me precede son los resultados. Soy un político serio que ha hecho de esto una vocación de vida, no me inventé ayer y ahí están los hechos traducidos en resultados.

¿Qué tiene planeado hacer la noche del 1 de julio?

No tengo planeado hacer nada, voy a estar tranquilo, esperando sereno los resultados de la elección, confío propositivamente en nuestro triunfo  producto del trabajo y de la capacidad para plantear cosas atractivas para el electorado. Como un demócrata que me declaro, aceptaré maduramente el resultado, pero trabajo todos los días para que ese resultado beneficie no sólo al PRI sino a todo México que merece tener autoridades capaces, congruentes, que no le den espacio al rencor ni al resentimiento, que no nos echen a pelear a los mexicanos. Que pensemos positivamente y que tengamos claridad de que hay cosas que no están funcionando correctamente que debemos quitarlas, pero hay otras que están funcionando bien y las debemos mantener, mejorar y perseverar.

¿Hay posibilidad de un plan B para el PRI por el tema de los números y las encuestas?

El único plan B posible es que el resto de los candidatos se sumen a la propuesta de Pepe Meade y serán bien venidos, no como partidos sino los ciudadanos que saben que necesitan un candidato congruente, capaz, derecho y que no tiene tacha, al que nadie lo puede acusar porque es un hombre de bien, que vengan esos votos porque con los votos de los priistas y los simpatizantes de nuestra causa vamos a ganar.

¿Si van a alcanzar esos 3 millones de votos en el Estado de México?

Tenemos metas razonables, los episodios electorales anteriores nos han demostrado que sí se puede y trabajamos incansablemente por lograrlo.

Muchas gracias candidato.