Bendita tierra mexicana

0
103

Juan Gabriel GONZÁLEZ CRUZ

  • Tierra de oportunidades donde no hay necesidad de emigrar para soñar, Expuso el Papa Francisco ante casi 300 mil personas congregadas en Ecatepec.
  • «Con el demonio no se dialoga, no se puede dialogar, nos va a ganar siempre».

 

Ecatepec, Mex.- El Papa Francisco pidió a los mexicanos involucrarse de manera decidida para evitar que el país termine destruido por los traficantes de muertes o por quienes promueven la esclavitud, así como a eliminar el concepto de que es necesario emigrar para soñar.

Ante casi 300 mil personas que se congregaron en los campos de la Unidad de Estudios Superiores de Ecatepec, donde fue recibido por el gobernador, Eriviel Ávila Villegas, el alcalde de esta demarcación Indalecio.

Ríos y el Obispo de la Diócesis Oscar Roberto Domínguez, el Pontífice ofició una misa multitudinaria y lanzó la bendición de la oración mariana del Angelus a los asistentes.

Tras un recorrido en el que fue ovacionado y vitoreado por más de dos millones de fieles que lo acompañaron durante su trayecto de 8.8. kilómetros, desde su arribo vía aérea al helipuerto del mercado de autos Ballisco, el Vicario de Cristo conminó a los fieles de México a participar en cada iniciativa que busque hacer de este país una tierra de oportunidades.

“Los mexicanos deben primerear en todas las iniciativas que ayuden a hacer de esta bendita tierra mexicana una tierra de oportunidad. Donde no haya necesidad de emigrar para soñar; donde no haya necesidad de ser explotado para trabajar; donde no haya necesidad de hacer de la desesperación y la pobreza de muchos el oportunismo de unos pocos”, afirmó.

Y añadió:

“Una tierra que no tenga que llorar a hombres y mujeres, a jóvenes y niños que terminan destruidos en las manos de los traficantes de la muerte”.

En una conmovedora homilía que hizo guardar el comportamiento y derramar lágrimas a cientos de los asistentes, el Papa Francisco culminó la petición para que los mexicanos “no dejen de rezar por él”.

En la exégesis de las palabras bíblicas el jerarca católico llamó a los feligreses a hacer el esfuerzo de conversión durante esta Cuaresma, evitando caer en las tres grandes tentaciones del demonio, con quien no se debe dialogar: la riqueza, la vanidad y el orgullo.

“Con el demonio no se dialoga, no se puede dialogar, nos va a ganar siempre. Solamente con la palabra de Dios se le puede derrotar, por eso hemos optado por Jesús”, agregó.

Al finalizar la misa multitudinaria autoridades de seguridad y protección civil reportaron saldo blanco, salvo una decena de desmayos por insolación y deshidratación que fueron atendidos de manera oportuna por rescatistas.