Aún hay intereses que se oponen a derechos indígenas, asegura INPI

0
79
FOTO NTX

REDACCION

El reconocimiento de los derechos de las comunidades originarias aún se enfrenta a resistencias e intereses políticos, empresariales y de terceras personas, desafío que se debe enfrentar como gobierno y sociedad, aseveró Adelfo Regino Montes.

El titular del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI) destacó la importancia de generar un proceso de diálogo y consulta con las comunidades y pueblos del país para retomar algunos temas pendientes, como la reforma constitucional en la materia.

“Es un tema que queremos construir y edificar en estos años, en estos tiempos. Esperemos que sea posible, porque también hay resistencias, intereses diversos que se oponen al reconocimiento pleno de los derechos de los pueblos y comunidades”, dijo entrevistado en el marco del Foro Temático “Pueblos Indígenas y Derechos Humanos”.

 Al pedirle nombres de quiénes se oponen a reconocer los derechos de las comunidades originarias, dijo que “hay personas, hay grupos que han vivido, que se han aprovechado de los recursos naturales, de las tierras, de los territorios de los pueblos indígenas.

“Hay empresas, hay terceras personas que han hecho de esta dolorosa realidad su mundo de vida, eso hay que decirlo. Hay grupos políticos, intereses externos, que lamentablemente no les conviene que los pueblos puedan vivir en un marco de autonomía y libertad. En un marco en donde puedan propiciar sus propios procesos de desarrollo”.

Regino Montes enfatizó sin embargo que en el contexto en el que se vive “tenemos que seguir respetando la voluntad de nuestros pueblos”.

El evento se realiza en el marco de los Trabajos para el Diseño del Programa Nacional de Derechos Humanos (PNDH) 2019-2024, en donde destacó que el principal problema al que se enfrentan los pueblos y comunidades originarias es la falta de oportunidades de empleo e ingresos, de ahí la migración hacia el extranjero.

Otro problema, añadió,  es la pérdida acelerada de las lenguas indígenas, e incluso la violencia e inseguridad en las comunidades; “esto lo podemos señalar claramente en la región rarámuri, en la zona norte del país; en la montaña de Guerrero, que lamentablemente viven en un escenario de violencia y de inseguridad”.

Un tercer tema es el despojo de sus tierras, territorios y recursos naturales por parte de empresas y de terceras personas, “y que son los desafíos que tenemos que resolver como gobierno y como sociedad”, concluyó.