viernes, julio 19, 2024
InicioOpiniónA mi manerA

A mi manerA

*Miel entre la hiel.

*Bofetada al pueblo.

*Margarita, víctima del agandalle.

 Por Julio A. AGUIRRE

Un optimista ve una oportunidad en toda calamidad, un pesimista ve una calamidad en toda oportunidad. Sir Winston Churchill.

Hora de derramar miel y endulzar los oídos de mexiquenses. Lamentablemente es más la hiel que suelen derramar en contra de sus oponentes quienes aspiran llegar primero a cargos de elección popular en este proceso electoral.

No sabemos qué es más perjudicial para el pueblo. Si escuchar tantas descalificaciones o comernos tantas y tan viejas promesas. Una campaña electoral tiene dos rostros y no resulta fácil saber cuál es el bueno. El que a hierro mata a hierro muere y aquel candidato y partido que apuesta todas sus canicas en desprestigiar al oponente, corre el riesgo de morir por su boca.

Aquel partido y candidato que prometa lo no alcanzable, terminará siendo un exagerado, mentiroso e incapaz. Son malos en lo bueno y bueno en lo malo. Así de pronto, rápido y fácil.

El muégano (coalición) que han formado los partidos del PAN-PRD-MC llamándole “Por el Estado de México al Frente” (Ah bárbaros, se quebraron la cabeza buscando el título) prometieron, durante la presentación de sus candidatos a diputados federales, pujar por la eliminación del fuero, revertir la inseguridad  y combatir la corrupción.

Brillantes mentes sin duda. Expertos en diagnosticar los tumores que tiene postrado al país, incapaces de dar –no la tienen- la receta.

Hoy fueron ellos, la alianza llamada “Por el Estado de México”, mañana serán otros los que vengan a repetir lo mismo que han dicho y prometido desde los tiempos de mis abuelos. Si el diagnóstico ahí está por qué, pregunto, ningún político y partido ha podido sanar al enfermo desde las diferentes trincheras ocupadas en distintos e importantes cargos.

Que ningún político se sienta intocable, objetivo de los líderes de los partidos políticos señalados. ¡Pinochos!.

BURLADOS

El que no piensa en sus deberes sino cuando se los recuerdan, no es digno de estimación. Plauto.

Tiempo de elecciones son tiempo de variedad o tiempo de desmadre político, llámele como quiera.

Verde de coraje se pone quien escribe siempre que se acerca un cambio de poderes. Diputados locales, federales, alcaldes y hasta gobernadores dejan botado su trabajo y obligación -por mandato del pueblo- para saltar como alegres chapulines.

La promesa que hicieron cuando bañados y bien peinados levantaron su bracito para repetir como guacamayas, “Sí, protesto” y asumir cargos que alcanzaron por la decisión del pueblo, sólo para, sin permiso de nadie, dejar colgados, abandonar (con permiso) sus labores e ir en busca de nuevos y duraderos cargos públicos. Qué vergüenza y qué descaro.

Sillas de alcaldes vacías y curules abandonados. Común en el Estado de México, normal en el país.

En la 59 Legislatura local se abrió la caja y saltaron como alma que lleva el diablo los y las diputadas, dejando el recinto legislativo en manos de sus suplentes.

Si echamos nuestra mente a volar y la trasladamos a un campo de futbol, lo hecho por los diputados es semejante a que el entrenador cambie en el segundo tiempo al equipo titular y de la oportunidad a los suplentes de entrar a tirar patadas.

Suena a cachetada para el aficionado (votante). Nos parece una mentada de madre.

50 de los 75 legisladores mexiquenses incumplieron con el mandato del pueblo por el que fueron elegidos. La inexistencia del político de tiempo completo, la falta de personas con voluntad y buenos deseos es lo que tiene al Edomex y el país de cabeza.

No hay, en estos lamentables casos, un sincero y verdadero interés por hacer política para todos.

Para el partido, para el político primero ellos, después ellos, y al último ellos.

El pueblo de México está dolido y está herido. Esos médicos que dicen ser la solución son quienes nos mantienen de rodillas y sangrando.

¿Primero las damas?… lamentable las desventajas con que arranca Margarita Zavala Gómez del Campo, como candidata independiente a la presidencia de la República. Vía televisión estamos viendo spots hasta el la sopa de Obrador, Anaya y Meade, a cambio nada de quien fuera primera dama en el país.

¿Primero las damas? ¿Equidad de género? No señores, aunque duela reconocerlo en México, sobre todo en la política, impera el machismo, la desigualdad y la injusticia.

Tal vez lloré o tal vez reí/ tal vez gané o tal vez perdí/ ahora sé que fui feliz y si lloré también ame, puedo seguir hasta el final…A mi manerA

Correo electrónico: aguirre@8columnas.com.mx

Artículo anterior
Artículo siguiente
PODRÍA INTERESARLE ...

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS LEÍDO