domingo, marzo 3, 2024
InicioOpiniónCamino al poder

Camino al poder

Saúl GÓMEZ BRITO

 

Ahora comprendemos a fondo que tanto desde el punto de vista del desarrollo interno, como en la situación internacional debemos garantizar el desarrollo económico, pero no habrá tal desarrollo con la desigualdad social y con los viejos criterios es difícil cumplir las nuevas tareas.

Hoy es necesario someter a una profunda crítica la economía de mercado y su ideología neoliberalista. Los hombres en las calles no se resignan a continuar sufriendo la pauperización sin precedentes que significa el libre juego de las fuerzas monopólicas del mercado, por esto es necesario promover con firmeza los procesos renovadores.

La exaltación de la competencia en la batalla por la ganancia y la utilidad, afectan a la población de menores ingresos con el costo en el gasto social, en educación, en salud y en seguridad dado que tales ajustes han sido incompetentes para superar la pobreza, así lo confirman el desempleo y el reavivamiento de la inflación y devaluación del peso.

En estos momentos bien vale un análisis al fetichismo del mercado como la esfera propia y necesaria de esa competencia; es decir, no abandonar el pensamiento social, tal escenario evidencia hasta qué punto la situación es grave y cuán necesarias son las reformas profundas.

En el fondo se pretenden transformaciones de carácter democrático debiendo llevar la vida de modo consecuente e indeclinable por el rumbo trazado en las reformas estructurales con un inminente rasgo social, el desarrollo debe ser compatible con la igualdad y la justicia, la economía debe ser factible con esas esperanzas. Estamos recorriendo un arduo y complicado camino cuando la lucha es por presuponer una concepción de naturaleza humana real en lugar de la propuesta competitiva en boga de la ideología liberal que genera escepticismo y desconfianza contribuyendo a privilegiar el pragmatismo como hilo conductor de la vida.

Son momentos para restaurar con nuevas formas las viejas relaciones sociales, tal viraje es necesario, como es elaborar estrategias del desarrollo productivo y social fundamentándolas científicamente, conscientes que la prisa y la espontaneidad en la formación de las concepciones del porvenir no son menos peligrosas que la inercia.

El presente es el terreno donde se dirime el futuro de los pueblos y en ese ejercicio el esclarecimiento de la realidad es básico, entonces es necesario suprimir el estancamiento y crear un camino seguro para el desarrollo económico de la sociedad, esto supone apoyarse en la viva creatividad del pueblo.

En lo social, se da el efecto más dramático cuando la desigualdad se ahonda y a mayor desigualdad aumentan la pobreza y una mayor inseguridad y descontento de quienes son víctimas de esta situación, siendo necesario que la sociedad en general participe más en el quehacer político.

Mucho se ha de ganar forjando políticas de participación democrática, avanzar en tal sentido es condición para que el pueblo progrese con instituciones fuertes como factores de unidad, como es el anhelo de quienes aún pretendemos vivir mejor, buscando las metas del capitalismo, sí, pero al servicio de todos, son momentos para caminar juntos.

Artículo anterior
Artículo siguiente
PODRÍA INTERESARLE ...

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS LEÍDO