miércoles, julio 17, 2024

EDITORIAL

Se repliega el PRI mexiquense….

 

Hacen bien el PRI y el gobernador, Eruviel Ávila Villegas en reunirse con carácter de urgente para analizar los resultados electorales del pasado 5 de junio donde al partido no le fue muy bien en las entidades que tuvieron comicios de gobernador.

 

El sábado pasado, a puerta cerrada, el mandatario mexiquense y la cúpula tricolor, entre secretarios de gabinete y los dirigentes del Comité Directivo Estatal, líderes de cuadros y sectores, así como alcaldes, diputados locales y federales, síndicos y regidores tuvieron un encuentro privado en el auditorio Jesús Alcántara de la sede tricolor.

 

El discurso sólo tuvo una directriz: “no es tiempo de distracciones ni de aspiraciones adelantadas… es el momento de unidad, de trabajo previo, de fortalecimiento de las estructuras y de cerrar filas en torno al presidente de la república, Enrique Peña Nieto y el gobernador, Eruviel Ávila Villegas”, nada que hacer que no esté centrado en estos preceptos partidarios.

 

Y es que al mal momento por el que pasa el tricolor habrá que sumarle la decisión de los presidentes nacionales del PAN y PRD, Ricardo Anaya Cortés y Agustín Basave Benítez de impulsar -desde ahora. La alianza electoral para las elecciones de gobernador el Estado de México. Este hecho ha acelerado la reflexión y preparativos en el PRI porque hay una clara advertencia política de que puede perder el poder en la entidad.

 

El cónclave del gobernador y la élite priísta deja en clara la preocupación de su partido en el territorio mexiquense. Saben que PAN y PRD, a consta de lo que sea y subidos en el escenario electoral, están en un inmejorable panorama de competencia.

 

Por eso el llamado de Eruviel Ávila para los presidentes municipales y legisladores del PRI para evitar caer en actos de corrupción, en señalamientos o acusaciones que desaten la irritación y el desencanto social. Hoy más que nunca los priístas saben que un error, una exhibición mediática o un escándalo de ilegalidad les puede acarrear serias dificultades en las urnas del 2017.

 

Estamos a un año de los comicios del 4 de junio en los estados de México, Nayarit y Coahuila, y el PRI ha comenzado a sanarse las heridas de la pasada contienda. Los tricolores tienen entendido que de seguir perdiendo terreno en las elecciones venideras es prácticamente el desenlace de su regreso a la presidencia de la república que se concretó en el 2012. Están a tiempo de contener y frenar el “mal humor social” que se les asestó en las boletas electorales hace ocho días.

PODRÍA INTERESARLE ...

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS LEÍDO