LETRAS DE JUAN GABRIEL- JUAN GABRIEL GONZÁLEZ CRUZ

0
176

Semana definitiva para conocer integración de próxima legislatura local.
TEPJF ordena a Sala Regional que haya más mujeres que hombres.
Resoluciones del Tribunal estatal desatarían “oleada” de correcciones.
Ana Lilia Herrera y Ricardo Aguilar con un visible pacto de no agresión.

POR JUAN GABRIEL GONZÁLEZ CRUZ

Entramos a la semana decisiva para conocer el veredicto final sobre la integración de la próxima legislatura del Estado de México en materia de paridad de género. El balón está en la cancha de la Sala Regional (Quinta Circunscripción) del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), instancia que tendrá la última palabra sobre dos asuntos torales:

1.- Definir si debe haber más diputadas mujeres que hombres o viceversa, tomando en cuenta que por la composición del Congreso mexiquense (75 legisladores) no puede haber equitativas ni números pares, es decir, tendrá que haber 38 de un género y 37 del otro.

2.- Atender las impugnaciones sobre la resolución del Tribunal Electoral del Estado de México (TEEM) en el sentido de ¿qué partidos políticos deben “pagar el pato” de la equidad de género? El TEEM resolvió que fueran los partidos con menos votación a los que se les tuvo que quitar diputados electos hombres para subir a mujeres: Movimiento Ciudadano, Partido del Trabajo y PAN.

Cabe mencionar que MC, a través del depuesto legislador masculino, Martín Zepeda, solicitó que la Sala Superior del TEPJF ejercer su facultad de atracción sobre las impugnaciones, pero la respuesta fue tajante: serán los magistrados de la Quinta Circunscripción los que emitan el fallo inapelable.

En la misma resolución la Sala Superior expresó lo siguiente: “sobre la interpretación y aplicación del principio de paridad, esta Sala Superior tiene una clara línea jurisprudencial en la materia, así como procedentes considerables, como los recursos de reconsideración SUP-REC-1317/2018 y acumulados, SUB-REC-1052/2018, en los cuales se pronunció temas relacionados con la prelación de las listas, y la integración de un Congreso local con MÁS MUJERES”.

En otras palabras y atendiendo este principio preponderante, la Sala Regional podría ordenar que la integración de la siguiente Legislatura mexiquense sea con 38 mujeres y 37 hombres; y no 37 mujeres y 38 hombres como lo mandató el Tribunal Electoral. Es decir, faltaría por sacrificar a un diputado hombre.

En caso de que el TEPJF aplique la ley a raja tabla, también hay dos escenarios:

1.- Si la Sala Regional respeta la línea del TEEM en el sentido de que sean los partidos políticos con menor votación y con menor paridad los obligados a bajar diputados hombres para subir a mujeres, el siguiente en la lista es el PRI y el legislador electo en capilla vuelve a ser Guillermo Zamacona Urquiza, de Huixquilucan.

2.- Los partidos afectados con la anterior resolución del TEEM impugnaron en el sentido de que deben ser exclusivamente los partidos políticos con mayor disparidad de género los que paguen en la mesa jurisdiccional. Es decir,PAN (que tiene el 70% de diputados electos hombres y 30% mujeres); PRI (que tiene cerca del 60% de diputados electos hombres y 40% mujeres) y Morena (que tiene un promedio de 55% de legisladores electos masculinos y 45% de legisladoras electas femeninas).

A grandes rasgos, MC y Partido del Trabajo afirman que los magistrados del Tribunal Electoral del Estado de México “nofundaron ni motivaron” la razón por la cual hicieron pagar la equidad de género a “la chiquillada”.

Así que las siguientes horas serán de nervios y pulsaciones políticas a todo lo que da. Este es el resultado de nuestro endeble sistema democrático donde los “gandallas” quieren ganar en la mesa lo que no obtuvieron en las urnas o lo que es igual, la cultura del descontento que le sigue regateando los espacios merecidos y estipulados en la ley al sector femenino.

CANCIÓN, DICHO O REFRÁN

Se hace bolas el engrudo del TEEM…

Otra de las broncas que debe resolver la Sala Regional del TEPJF es lo referente a la diputada que le quitaron al Partido Nueva Alianza (María de Jesús Galicia Ramos) para dársela a Morena (Montserrat Ruiz Páez). En las pasadas elecciones tanto María de Jesús como Montserrat fueron candidatas sigladas a Nueva Alianza, pero a la hora de las cuentas el TEEM habría hecho una aplicación de la Ley selectiva. Resulta que para el caso de Montserrat Ruiz el Tribunal estatal la catalogó como la diputada con más votación, pero le sumó los sufragios de los tres partidos coaligados: Morena, PT y Nueva Alianza. Para pronto, la designación del espacio debió ser con base en la cantidad de votos obtenidos como candidatas del partido al que fueron sigladas; en esta tesitura María de Jesús Galicia obtuvo 15 mil votos con Nueva Alianza, mientras que Montserrat sólo alcanzó 3 mil sufragios con el mismo partido. Esta situación que empujó el TEEM le abrió los ojos a varios políticos que estaban sepultados, como el actual legislador del PT Armando Bautista Gómez, quien ahora pide que le apliquen el mismo criterio de Montserrat. Bautista Gómez, quien peleó la reelección y no quedó, pretende ser legislador del Partido del Trabajo, al que por cierto renunció hace un mes para pasarse a Morena. Pero esto no es todo, al mantener a Monserrat Ruiz la instancia jurisdiccional tendrá que mover, bajo el mismo principio a por lo menos otros tres diputados; en total serían cinco cambios en la siguiente legislatura. Un auténtico galimatías orquestado desde el Tribunal Electoral del Estado de México que se perfila para una corrección de plana y exhibición de algunos magistrados que serán tachados, por lo menos, de tendenciosos. Lo menos peor que le puede ocurrir al TEEM es que la Sala Regional le regrese la diputación a María de Jesús Galicia de Nueva Alianza.

Pacto de no agresión…

Ayer tomaron protesta los legisladores federales que entrarán en funciones el próximo 1 de septiembre. En este escenario no hay que perder de vista el trabajo, protagonismo y todos los movimientos políticos que hagan dos diputados (de reelección) del PRI mexiquense en San Lázaro: Ana Lilia Herrera Anzaldo y Ricardo Aguilar Castillo, quienes saben perfectamente que tendrán que andar con “pies de plomo” y cuidadosos discursos de cara a las elecciones de gobernador del 2023 en el Estado de México. Herrera Anzaldo, la diputada más votada en las pasadas elecciones y Aguilar Castillo, un experimentado operador desde las entrañas del partido, tienen claro el objetivo: la candidatura del Revolucionario Institucional. Un paso en falso, emociones sin control o descuidos públicos serían fatales a partir de ahora. Por ahora Ana Lilia y Ricardo parece que se llevan bien, incluso reflejan lo que en las reglas no escritas de la praxis política se denomina: “pacto de no agresión”.