Toluca necesita energía

0
411

POR Ricardo MORENO BASTIDA

La capital del Estado de México requiere urgentemente abatir el rezago que tenemos en energía eléctrica, ese déficit que no ha permitido la instalación de nuevas empresas y que por el contrario, ha provocado que numerosas e importantes firmas industriales busquen mejores opciones para desarrollarse fuera de Toluca.

 

La reciente reforma a la Ley de la Industria Eléctrica enviada por el Ejecutivo federal al Congreso de la Unión, no pretende sustituir, como temerariamente afirman sus detractores, la generación de energías limpias, lo que realmente se quiere es que primero se haga uso de la infraestructura de la Comisión Federal de Electricidad.

 

Al darle preponderancia a la CFE se dará fin a diversos mecanismos de despacho a las centrales eléctricas que están en operación hoy en día lo realizan de manera independiente y de este modo se vea beneficiado el Sistema Nacional Eléctrico, privilegiando como siempre, la generación de energías limpias.

 

Se trata además de que esta reforma evite que algunas empresas privadas estén exentas de cargas fiscales, cuyos permisos fueron otorgados en los sexenios de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, al amparo legal y con el argumento de una supuesta acción en el cuidado ambiental, obteniendo jugosas ganancias.

 

Esta “industria verde” ha generado un poderoso lobbying para que los dividendos atractivos que generan en la producción energética, no paguen impuestos a los que están obligados y que aunado a estar libres de esa carga fiscal, la materia prima es gratuita, pues su base es la energía eólica y solar.

 

Mencionado lo anterior, ésta es la verdadera razón por la que dichas empresas han coptado a algunos periodistas, legisladores y juzgadores quienes han otorgado una suspensión provisional al violar el principio jurídico que rige la acción de inconstitucionalidad, y s que no puede detenerse la entrada en vigor a la norma.

 

Desde mi óptica, estamos en presencia de un fenómeno político que constituye una segunda nacionalización la industria eléctrica de nuestro país, esa que garantiza per ce, la viabilidad de la energía por lo menos 50 años y evite esa maniobra legaloide para seguir abusando de algo tan noble como lo es la cuestión energética.

 

La historia no miente.Solo recordemos aquella frase tan profunda que el otrora Presidente de México, Adolfo López Mateos que acuñó en tan memorable “Carta a la Patria” en 1960 donde enérgicamente pronunció: “sólo un traidor entrega a su país a los extranjeros”, en referencia a todo lo que sucedía entorno a la industria eléctrica.

 

En dicha misiva a la ciudadanía mexicana tuvo una premonición al argumentar lo que hoy acontece, ya que en ella este vaticinio quedó plasmado en estas palabras:

 

Pueblo de México. Les devuelvo la energía eléctrica, que es de exclusiva propiedad de la Nación, pero no se confíen porque en años futuros algunos malos mexicanos identificados con las peores causas del país intentarán por medios sutiles entregar de nuevo el petróleo y nuestros recursos a los inversionistas extranjeros”.

 

Volviendo al enfoque local, la industria eléctrica de nuestra nación debe garantizar a nuestra Toluca el abasto suficiente y efectivo para que la capital de nuestro estado vuelva a ser referente industrial y un polo atractivo de inversiones empresariales que mejoren la calidad de vida de sus habitantes y su desarrollo económico.