sábado, marzo 2, 2024

Trípode

Eduardo H. LIMÓN CERVANTES

* La CNTE debe desaparecer

 

Ya volvieron a dar lata. Líderes de 26 estados preparan una nueva etapa de lucha contra la desaparición del IEEPO y la Reforma Educativa, los pseudomaestros de la CNTE amagaron con no iniciar el ciclo escolar 2015-2016, el próximo 24 de agosto y convocaron a los profesores a tomar las instalaciones regionales del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO), cosa que ya hicieron los obedientes borregos.

    De acuerdo con un documento firmado por el dirigente del magisterio de la sección 22, Rubén Núñez, los profesores tenían que comenzar el bloqueo de las oficinas de servicios regionales de manera permanente en rechazo al decreto por el que se reestructuró el IEEPO, y en demanda de respeto a los derechos laborales de los maestros y de respuesta al pliego petitorio de la CNTE.

    Hace algunos ayeres, el secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet, comentó que el marchómetro se acabó, así como los plantones, bloqueos y sobre todo los actos vandálicos y que en el nuevo IEEPO ya no podrán ser obligados a dejar las aulas para participar en movilizaciones.

    La CNTE no solo son profesores, son acarreados, paleros y gente de choque. Ahora la CNTE tiene dos opciones, apoyar la Reforma Educativa o pagar las consecuencias de su rebeldía conforme las leyes mexicanas. Yo le daría cadena perpetua al dirigente del magisterio de la sección 22, Rubén Núñez, ya que el tipejo es una lacra de la sociedad.

    La historia de denuncias contra la CNTE no es nueva y en sus protestas ha generado crisis políticas y sociales crispantes, como la que provocó en 2013 en la Ciudad de México con sus plantones en el Zócalo y, luego, en el Monumento a la Revolución, sólo por mencionar uno de tantos momentos álgidos.

    La apuesta, dicen algunos especialistas del tema, es que la CNTE aumente sus protestas y las lleve a la Ciudad de México para así tener todavía más exposición en los medios de comunicación, y concentrar las baterías de la crítica en esa organización. Sea como sea, la CNTE ya necesita desaparecer por salud pública y mental, urge cortar el cáncer de raíz.

    Y como decía mi compadre Chón: «Recuerde compadre que nuestras buenas y nuestras malas acciones nos siguen casi como una sombra».

E-mail: limon@8columnas.com.mx
Twitter: @edulimon76

Artículo anterior
Artículo siguiente
PODRÍA INTERESARLE ...

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS LEÍDO