jueves, abril 18, 2024
InicioOpiniónZona Diversa · Leo Espinoza

Zona Diversa · Leo Espinoza

Renovarse o morir, el futuro inmediato del movimiento LGBTTTIQANB+

Sinergias con otros movimientos sociales, reafirmar la posición política y social de las poblaciones diversas y profesionalización de liderazgos urgente para mantener viva la agenda de la comunidad.

¿Cómo lograr que los liderazgos diversos en los espacios de decisión no se olviden de las bases?

Desde que en México se llevo a cabo la icónica marcha del orgullo en la CDMX, antes Distrito Federal la visibilidad y lucha por los derechos humanos de la Diversidad Sexual este año cumplirá 46 años, sin embargo, después de un apogeo en el que se consolidaron varias luchas como el matrimonio igualitario en todo el país, el reconocimiento de identidad de genero en 19 entidades, la prohibición de terapias de conversión y la búsqueda de las acciones afirmativas, de pronto la visibilidad de las y los colectivos tuvo un rendimiento menor en el 2023 e inicios del 2024.

 

Y hay diversos factores a los que obedece que el movimiento este en un efecto de implosión, por mencionar algunos, la misma comunidad diversa no confluye con muchas agendas, como la empatía con las personas que viven con VIH, la agenda de las infancias o adolescencias trans, las personas adultas mayores diversas, las personas con discapacidad, las discriminadas por diversos contextos por mencionar algunas, que al cierre de caja no se ve el apoyo de la diversidad en muchos casos de cuando se promueven dichas luchas, ni de forma presencial, ni virtual cuando convocan los colectivos.

 

Por otro lado, el que las luchas más mediáticas se consolidaran o se estén consolidando, aunado a la falta de profesionalización de muchos de los cuadros en el país para detectar las necesidades de la comunidad de forma transversal e intereseccional generan que muchos temas de la agenda queden sin ningún tipo de impulso. Esta es la razón por la que el movimiento en el país debe tener mayor participación en otras luchas sociales en las que las búsquedas de sus conquistas generen un beneficio común para los diversos grupos sociales como en temas de salud, laboral, político, económico, de igualdad, justicia, transparencia por mencionar algunos.

 

Si bien se tiene ya un mayor conocimiento de la comunidad LGBTTTIQANB+ en el país, así como de sus luchas, resulta sorprendente a la hora de que liderazgos diversos buscan una candidatura para un puesto de elección popular, sea insuficiente la agenda que enarbolan, y se requieren cuadros y propuestas que puedan empatizar con el grueso de la población, además de mantener un acercamiento continuó con las causas sociales de la ciudadanía para contar con su respaldo y así blindar de los amagues internos de los partidos políticos que pese a las acciones afirmativas limitan o cierran la posibilidad de acceder a un cargo público.

 

Es por ello, que el movimiento debe pasar a la siguiente fase de articulación, dejar el canibalismo interno, optar por la cooperación y hacer valer el peso político y poblacional que tiene en el país tomando en consideración el ultimo censo del INEGI, ser rigurosos al momento de lanzar algún liderazgo que ya ocupando un puesto, por muy pequeño o grande que sea, se desdibuje con su partido o gobierno que lo coloco y se olvide la agenda.

 

Sin duda el 2024 será un buen ejercicio para ver como evoluciona el movimiento de la diversidad sexual en México, esta a muy buen tiempo de corregirse de ser crítico, analítico, tomar nuevos bríos y redirigirse, pues hay mucho en lo que se tiene que trabajar aún.

PODRÍA INTERESARLE ...

MÁS LEÍDO