jueves, abril 18, 2024
InicioOpiniónZona Diversa · Leo Espinoza

Zona Diversa · Leo Espinoza

¿Puede la educación emocional bajar los índices de suicidio de hombres en México?

La masculinidad hegemónica una maldición para la salud mental de los hombres.

Buscar ayuda profesional no es debilidad es un acto de responsabilidad para con uno y los otros.

En el marco del Dia Mundial para la Prevención del Suicidio el INEGI emitió el comunicado de prensa 542/23 en el mes de septiembre, que refleja que 8 de cada 10 suicidios en México son cometidos por hombres, siendo el 2021 el año más crítico por la pandemia del COVID-19 y todos los problemas que conllevaba alrededor, uno de los principales la depresión, los despidos, el aumento de precios, la convivencia familiar y muchos mas problemas que debido a los constructos sociales y al deber ser del varón, que tiene que ver mucho con la heteronorma, hicieron que muchos varones optaran por el camino de terminar con su vida.

 

Es por ello, que cobra relevancia hablar de la educación emocional, la sana convivencia y el bienestar que provoca, la gestión de nuestras emociones nos garantiza una vida saludable e integral y mejores relaciones interpersonales, pero también se debe considerar que las emociones tienen un componente cultural que las afecta, determina y condiciona.

 

Por esta razón, es muy importante si queremos prevenir los suicidios de varones en México, ver el contexto familiar, social, político, cultural, ambiental y otros muchos mas que pueden determinar las emociones que se transforman en sentimientos y estos a su vez en expresiones o funciones, una mala regulación de emociones negativas, puede originar violencia, depresión, factores de riesgo, el suicidio, consumo de drogas entre otros.

 

El problema radica es que a los hombres se les prohíbe hablar de sus emociones, tienen que ser siempre fuertes, proveedores, rígidos, es decir la masculinidad heteronormativa, y es que se puede ser todo lo anterior pero también permitirse tener otras herramientas, como la interacción social desde la empatía para con mujeres y otros hombres, autorregular la conducta para no ejercer violencia así mismo o a otras personas, comunicar las necesidades y también en lo que no se esta de acuerdo para llegar a soluciones a diversas problemáticas de la vida diaria y una conducta prosocial que permita ser mas participativo socialmente e incluyente.

 

Trabajar las diferentes competencias de la educación emocional permitirán que los hombres en México sean mas sanos, que puedan explotar su inteligencia interpersonal e intrapersonal, que tengan mas opciones para la adaptabilidad de problemáticas que se presenten en la vida diaria y que tengan mejores relaciones interpersonales.

 

Hoy en día los y las profesionales de la salud mental pueden ayudarnos con la gestión de emociones, con la deconstrucción de lo que es ser hombre, y que toda esa presión social de mantenerse en ese nicho, no tiene porque ser un camino tortuoso, invertir en la salud mental, tanto si lo haces de manera personal, como si lo hace el Estado siempre tendrán beneficios directos para la sociedad.

 

Otro punto para analizar es los avances sobre la perspectiva de género y las nuevas masculinidades en nuestro país y los resultados que puedan arrojar en los próximos años, esperando que la brecha de desigualdad entre hombres y mujeres sea cada vez menor, velando por una sociedad mas igualitaria.

PODRÍA INTERESARLE ...

MÁS LEÍDO