Letras de Juan Gabriel

0
51
Andrés Ruiz, ¿de ejidal a millonario alcalde?

POR Juan Gabriel de la Cruz

El silencio es oro en Atenco

Curioso, ampliamente curioso y sospechoso resulta que, en plena construcción del nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México -en tierras mexiquenses- el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra haya hecho mutis. “Ni fu ni fa” con Bernardino García e Ignacio del Valle. ¿Por qué será?

Siendo que el 80 por ciento del polígono de la zona de la nueva terminal aérea pertenece a ejidos de San Salvador Atenco, cuna de los “macheteros”, hay señales claras de que algunos personajes se metieron al ostracismo.

Nos indican de muy buena fuente que la tranquilidad tiene dos explicaciones fundamentales:

Uno, que las negociaciones desde el gobierno federal y emprendidas por el entonces subsecretario de gobernación y actual secretario de Desarrollo Social, Luis Enrique Miranda Nava, dieron los frutos necesarios. El haber pagado las tierras en un rango de 400 y hasta Mil 500 pesos por metro a cualquiera le enfrió las ganas de manifestarse.

Dos, que ante cualquier indicio de problema o legitimación de castigo por revuelta, el gobierno y los ejidatarios ya tienen al “chivo expiatorio”. Se trata del propio alcalde priista y ex comisariado ejidal, Andrés Ruiz Méndez, quien literalmente -afirman- ya tendría un pie en la cárcel. El edil ha hecho de su cargo una auténtica mina de oro, pero ha dejado señales de torpeza.

Los ejidatarios de Atenco no necesitan preguntarse dónde están los 90 millones de pesos que habría recibido el gobierno municipal para apagar cualquier síntoma de rebeldía contra el aeropuerto; o los 120 Millones de pesos que la federación destinó para obras del municipio, cuyos banderazos de salida existieron, pero la infraestructura no existe.

Al alcalde también le preguntarán en los siguientes días qué ha hecho con los recursos por el pago de los cientos de camiones que a diario entran y salen con material pétreo de la zona del aeropuerto. El dueño de las casetas, afirman, es el mismo presidente municipal.

Así que en San Salvador Atenco las cosas han cambiado; los machetes en funda y el silencio es oro.

CANCIÓN, DICHO O REFRÁN

Esa de los tres cochinitos, para el alcalde de Lerma

Otro presidente municipal que en estos momentos está que suda la gota gorda (literal), es Jaime Cervantes, de Lerma. Resulta que en el conflicto de ayer por la detención de ocho presuntos delincuentes y el bloqueo de la carretera México-Toluca por parte de vecinos de Salazar, al edil se le olvidó implementar operativos de prevención, disuasión y reacción en la complicada zona aledaña a La Marquesa.

Informes de Lerdo 300 indican que el presidente municipal fue avisado de la incursión de las autoridades estatales y federales, pero no tomó las medidas necesarias. No son pocos los que afirman que lo hizo a propósito para dejarle el problema a la Fiscalía General de Justicia, pues ni antes ni después de la crisis se apareció la autoridad municipal; ¿miedo o complicidad? pero un clásico diría que fue “una marranada”.