Cancellara asalta el liderato

0
122

* André Greipel gana la segunda etapa.

 

    Zélande.- El ciclista alemán André Greipel se adjudicó una dramática segunda etapa del 102° Tour de Francia, enmarcada por lluvia, viento y caídas, una serie de incidentes que favorecieron al suizo Fabian Cancellara, nuevo líder de carrera.

Con tiempo de tres horas, 29 minutos y tres segundos, el “Gorilla” se impuso en apretado sprint al eslovaco Peter Sagan y a “Spartacus”, quien se adueñó de la cima de la clasificación general gracias a las bonificaciones y a su destreza al arrebatarle el tercer sitio del día al británico Mark Cavendish.

Fueron 166 kilómetros desde Utrecht hasta Zélande, con momentos en los cuales las ráfagas de aire alcanzaron los 50 kilómetros por hora, catalizando varios cortes en el pelotón entre cuyas víctimas estuvieron el colombiano Nairo Quintana, el francés Jean-Cristophe Péraud y el español Alejandro Valverde. El italiano Vincenzo Nibali, campeón defensor, también vivió un calvario por culpa del clima y para colmo de males, sufrió un pinchazo en la rueda delantera a 25 kilómetros de la meta; mientras que el australiano Rohan Dennis, ganador del prólogo y portador del jersey de honor, fue otro que pagó los platos rotos. A nivel colectivo, la novena Etixx-Quick Step culminó con uno de los sabores más amargos tras esta jornada, pues como Cavendish atacó muy pronto en el cierre, dejó ir la victoria de etapa.

Y pese al gran esfuerzo del polaco Michal Kwiatkowski, a “Max Man” ni siquiera le alcanzó para ingresar en el tercer escaño, pecado muy grave porque de haberlo logrado, su compañero alemán Tony Martin se hubiera enfundado el “maillot” amarillo. La lucha por los sprints intermedios se gestó rápido, con una fuga protagonizada por los franceses Pierrig Quémeneur y Armindo Fonseca, así como al checo Jan Barta y al holandés Stef Clement.

Su trabajo en conjunto se reflejó con 2:43 minutos de margen respecto al grupo mayoritario, pero siempre estuvo controlado por el Etixx-Quick Step y “Kwiatko”, no por nada le concedieron la distinción por ser el más combativo.

A falta 100 kilómetros en el trayecto, el viento empezó a hacer de las suyas y Valverde fue uno de los primeros en ceder; sin embargo, una rotonda que se presentó más adelante alargó la fila india y volvió a enlazar con el contingente de los favoritos.

Cuando restaban 62 kilómetros los escapados fueron anulados y el ritmo dictado por la escuadra que llevaba la voz cantante, relegó a Quintana, arropado de inmediato por casi todos sus escuderos.

En el espacio existente entre punteros (incluidos el madrileño Alberto Contador, el antioqueño Rigoberto Urán y el británico Christopher Froome) y retrasados, navegaban Nibali y Quintana con sus gregarios desesperados por mantener una distancia considerable.

A final de cuentas, perdieron sólo un minuto y 28 segundos respecto al grupo principal y todo quedó en susto, sobre todo para la franquicia del Movistar, cuyos nervios se crisparon por la situación del “Cóndor” Quintana y la caída de su paisano, Winner Anacona.

Este lunes se disputará la tercera etapa de la ronda gala, con el ex campeón olímpico ataviado de amarillo a lo largo de 159.5 kilómetros de Amberes a Huy, esto en territorio belga.