Espectáculo Aéreo

0
97
100 años de fuerza… El gobernador, Eruviel Ávila Villegas; el secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos; y el secretario de Marina, Vidal Francisco Soberón asistieron al espectáculo aéreo conmemorativo a los 100 años de la Fuerza Armada de México. Este evento se desarrolló en la Base Aérea de Santa Lucía, municipio de Tecámac. (Foto: Ilustración)
  • Eruviel Ávila y titulares de Sedena y Marina presenciaron vuelos conmemorativos en Tecámac.

 

    Tecámac, México.- Sin importar el fuerte sol del mediodía, cientos de familias se dieron cita en la Base Aérea de Santa Lucía, en este municipio, donde se llevó a cabo el Quinto Espectáculo Aéreo 2015 “100 años de la Fuerza Aérea Mexicana”, que fue presenciado por el gobernador,  Eruviel Ávila Villegas, y los secretarios de la Defensa Nacional, general Salvador Cienfuegos Zepeda, y de la Marina Armada de México, Vidal Francisco Soberón Sanz, además del gobernador de Hidalgo, Francisco Olvera Ruiz, y el rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), José Narro Robles.

Cientos de personas, con gorras o sombrillas para cubirse el sol, llevando comida y bebidas para hacer un pequeño picnic, fueron testigos del estruendo de los turbo reactores de los aviones Caza F5 que cruzaron el cielo a 220 nudos, es decir, a más de 370 kilómetros por hora, asombrando a niños, jóvenes y adultos.

La pericia de los pilotos mexicanos se mostraba en cada serie acrobática que realizaron con toda precisión y maestría, gracias a la estricta capacitación que reciben en el Colegio del Aire que tiene su sede en Zapopan Jalisco.

A los aviones supersónicos que estremecieron el cielo con el trueno de sus turbinas, les siguieron varios tipos de helicópteros, comenzando con los poderosos Eco-Charly 725 Cougar, los versátiles Black Hawk y los siempre confiables Bell 412. Las aeronaves de hélice mostraron formaciones tácticas con las cuales llevan a cabo intervenciones y ejercicios de ataques de precisión, así como rescate de elementos heridos y para el apoyo contra incendios forestales donde portan helibaldes que tienen una capacidad de dos mil 500 litros. Los aplausos no se hicieron esperar, principalmente para los elementos de las Fuerzas Especiales del Ejército y los paracaidistas que descendieron en pleno vuelo en sus tareas, donde el riesgo de una caída siempre está latente.