Partidos se hacen “patos” en retiro de propaganda

0
123
Basura electoral… Han pasado más de dos meses de las elecciones del 7 de junio y aun se pueden observar decenas de bardas alusivas al proceso electoral de alcaldes y diputados. Ante la omisión de los partidos y ex candidatos, el Instituto Electoral del Estado de México (IEEM) contratará a una empresa para que retire la propaganda, pero el costo se le cargará a las prerrogativas de los partidos. (Foto: Juan HERNÁNDEZ)

Juan Gabriel GONZÁLEZ CRUZ

 

IEEM hará la chamba de blanquear bardas, pero se cobrará a lo chino.

 

    Frente a la indiferencia u omisión de los partidos y sus ex candidatos a alcaldes o diputados locales que no han retirado su propaganda política, el Instituto Electoral del Estado de México (IEEM) hará la tarea de quitar logotipos, nombres y emblemas relacionados a los comicios del pasado 7 de junio.

Pero como esto requiere de un gasto adicional, será a través de las prerrogativas de las fuerzas políticas como el IEEM pagará a una empresa privada para que «blanquee» las bardas que fueron pintadas con la difusión de determinados partidos y abanderados a puestos de elección popular.

    Y es que a dos meses y medio de la jornada electiva y con la obligación legal de tener que retirar todas sus vinilonas y bardas donde se anunciaron, aun existen decenas de pintas en varios municipios y distritos de candidatos ganadores y perdedores.

«Se hicieron recorridos y un inventario que todos los partidos conocen, eso será la base para contratar a una empresa para que haga el blanqueo de bardas y el retiro forzoso del material. Se hará un procedimiento de adquisición del servicio por parte del Instituto Electoral pero será pagado con la prerrogativas de los partidos políticos; cada partido tendrá que responder por las bardas que se hayan retirado», indicó el presidente del IEEM, Pedro Zamudio Godínez.

Para el retiro de la propaganda, una vez licitada la empresa que hará el trabajo, se invitará a los partidos políticos para que constaten que efectivamente se trata de pintas alusivas a su emblema y ex candidato, por lo cual no quedará duda en asignarle los gastos respectivos.

«Hay un inventario que se hizo con la participación de los partidos políticos en los municipios y en los distritos, recorridos que hicieron nuestras juntas antes de disolverse y lo que hicieron fue recorrer sus propias demarcaciones para ubicar dónde no se había quitado la propaganda», añadió Zamudio Godínez.

Sin embargo, para el caso de la propaganda o pinta de bardas en lugares privados, serán los dueños de los inmuebles los que determinen si dejan o permiten que se retire el logotipo del partido y el nombre de un eventual candidato a alcalde o diputado local.