Los discriminados

0
112
Los juguetes olvidados… Aunque todavía hay niños que en su carta a los Reyes Magos piden los tradicionales juguetes de madera, lo cierto es que los teléfonos celulares, computadoras y juegos de video han suplantado a la esta tradición mexicana de tener carritos, muñecos, caballos, yoyos y trompos. (Foto: Juan Hernández)

* Juguetes de madera se resisten a morir; en Día de Reyes hay quienes aún los piden, pero son los pocos.

Guillermo GUADARRAMA

Con pocas esperanzas de obtener buenas ganancias, artesanos de juguetes de madera se postran en diferentes partes del Valle de Toluca para poder vender sus productos, como trompos, baleros y yoyos, de cara al Día de Reyes.
Aunque señalan que aún hay familias que acostumbran regalar estos juguetes, los artesanos mencionan que es una venta mínima la que se hace en estos días y durante todo el año.
“No varía, así como vendemos en todo el año, así vendemos en esta temporada, qué bueno fuera que los niños pidieran a los Reyes un balero o un trompo, pero no, entonces nosotros pues seguimos vendiendo prácticamente lo mismo”, comentó don Javier González, quien se encuentra en el primer cuadro de la capital mexiquense vendiendo sus artesanías de madera.
También comentaron que son más los adultos y turistas quienes tienden a comprar sus juguetes, mientras que los niños prefieren celulares y productos tecnológicos.
“Afortunadamente, turistas siempre hay y nunca falta el que quiere llevarse de recuerdo uno de estos juguetes, lo malo es que sabemos que no los utilizan para jugar, sino para tenerlos como recuerdo” aseveró.
Los artesanos argumentan que los productos más vendidos son los baleros y los futbolitos de madera que, aunque tienen un precio mayor, son los únicos que han podido competir con otro tipo de juguetes y son los que les dan solvento a sus familias.
Cabe destacar que hoy en día son pocos los niños que saben jugar con estos juguetes, pues no han tenido a alguien que les enseñe sobre las artesanías típicas de México y se han centrado en utilizar juguetes cada vez más sofisticados.
La misma historia es con los locales que cada temporada se ponen en las calles de las diversas localidades de este municipio, vendiendo juguetes como muñecas, carritos, luchadores entre otros.
Los locatarios aseguran que no son competencia para los grandes comercios, pero que de igual forma esperan vender los suficientes juguetes para sacar la inversión, pues aunque sí hay gente que se acerca a comprar, ha habido años que se quedan en ceros.