Sismo en el Valle de Toluca colapsa barda y propicia explosión en estación de suministro de gas LP

0
245
FOTO: Especial

Por Alelhi Rodríguez

 

Tras el sismo de este 7 de septiembre, con magnitud de 7.1 que tuvo epicentro en Acapulco, Guerrero, en el Estado de México una barda colapsó e hirió a dos personas en San Gaspar, municipio de Metepec; además, gasera registró una explosión en una estación de suministro de gas LP en el municipio de Otzolotepec, dejando un saldo de dos personas lesionadas.

Daños materiales no tuvo la entidad, sin embargo, elementos de emergencia fueron desplegados en varias demarcaciones para la seguridad de los mexiquenses.

Respecto a la coincidencia de este temblor registrado el 7 de septiembre, al igual que en el 2017, especialistas aseguraron que no es de extrañarse un fenómeno así, tal es el caso de 1985 y 2017.

Héctor Cabadas Báez, Geólogo de la Universidad Autónoma del Estado de México, detalló que esto solo es una prueba de la actividad que tiene el país. “Si tuviéramos la oportunidad de revisar precisamente cuántos sismos hay en el área, veríamos que muchos coincidirían en lugar y tiempo; entonces no debe de extrañarnos esta coincidencia, que solamente es eso, coincidencia de fechas, y que nos está dando una idea de lo activo que es el país y que debemos estar siempre preparados”.

“Hay que tener claro que los sismos se pueden presentar en ciertas regiones. En lugares como Acapulco, Oaxaca y costas de Michoacán, es muy regular esa presencia a diversas profundidades, dado a la cercanía de este contacto con las placas”, precisó.

Sobre lo que circuló en redes sociales, acerca de que se observaban destellos de luz en el cielo, detalló que es totalmente normal. “Lo relacionado a estas famosas luces que algunas personas pudieron grabar con sus teléfonos inteligentes, eso genera cierta duda. Evidentemente, sí hay un fenómeno que inclusive se ha tratado de monitorear, en cierto momento previo a la generación del sismo, por ejemplo, la emanación de ciertos tipos de gases, entre ellos, por ejemplo, el radón como precursor del sismo”, explicó.