«Tierra y Libertad»

0
148
Recaban testimonios… Tom Haick, representante del Alto Comisionado de la ONU en México estuvo ayer en la comunidad de San Francisco Xochicuautla, municipio de Lerma, para recabar testimonios de los ejidatarios que se oponen a la construcción de la autopista Toluca-Naucalpan y donde acusan ser víctimas de maltrato, abuso de autoridad y despojo. (Foto: Juan Hernández)

Gerardo GARCÍA HERNÁNDEZ

  • Representante del Alto Comisionado se entrevistó con ejidatarios que se oponen a autopista Toluca-Naucalpan.

 

Como parte de la lucha que ha emprendido la comunidad de Xochicuautla para evitar la conclusión de la carretera Toluca- Naucalpan, autoridades de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) por segunda ocasión recorrieron la zona indígena, donde hace 15 días se reavivó la tensión luego que autoridades federales y estatales derribaron una casa habitación, con la finalidad de que se indemnice a los afectados y se cumplan a cabalidad los cuatro acuerdos acordados por ambas partes el 13 de abril.

Fue la mañana de este 26 de abril que con pancartas en manos con la leyenda “Tierra y Libertad no más ecocidio en San Francisco Xochicuautla” decenas de habitantes de la región y del movimiento marcharon para reiterar su rechazo a la megaobra, al insistir que la misma los despojará de sus tierras de manera irregular y que ha derivado en que haya ganado varios amparos al respecto.

En el recorrido estuvo Tom Haick de la oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas en materia de Derechos Humanos, quien conversó y conoció la región otomí en disputa, además que realizó una reunión a puerta cerrada con la población sin permitir acceso a los medios de comunicación.

Por su parte, Armando García Salazar, afectado por el derrumbe, acusó que las autoridades no han mantenido contacto  con su familia para lograr la indemnización del daño provocado a su patrimonio, proyecto evaluado que calificó de irregular, pues el mismo  -consideró- no contempla la inversión que realizó en los últimos 10 años, motivo por el que resaltó la presencia del personal de la ONU en la zona.

“Dan una cantidad que aquí da risa porque no dicen si estaba decorada y esa decoración no es que le presuma pero ya hicimos la evaluación y está encima del millón de pesos… hasta ahorita ninguna autoridad, como tal, comprometida con esto se ha acercado a mí, porque yo no tengo necesidad de ir a verlos ”, declaró.

El encuentro se da previo a que este 27 de abril,  una comitiva de San Francisco Xochicuautla se reunirá con las autoridades del Sistema de Autopistas, Aeropuertos, Servicios Conexos y Auxiliares (SAASCAEM), para llegar a un acuerdo sobre el monto de indemnización que finalmente darán a la familia propietaria de la casa derrumbada. El también líder otomí recordó que entre los acuerdos sostenidos con el gobierno estatal se encuentra que les sea reparado el daño, el presentar proyectos alternos para realizar un trazo alternativo de la autopista Toluca-Naucalpan y el retiro de maquinaria con el cual se dañó su patrimonio.

“Y eso es uno de los objetivos principales de la visita del personal del Alto Comisionado de la ONU, verificar que se atiendan las medidas cautelares que emitieron y nada más…nos sentamos, hacemos acuerdos y no se cumplen”, indicó. Cabe recordar que SAASCAEM ha defendido que había informado previamente sobre las acciones inmediatas que se emprenderían en la zona, pues –resaltó- que ya se han expropiado el  95 por ciento de los predios que comprenden los tres kilómetros del trayecto de la carretera Toluca-Naucalpan.

Además, subrayó que con el inicio de los trabajos en Xochicuautla las autoridades federales y estatales no se encontraban violentando ningún amparo y estaban en la disposición de pagar la indemnización de la casa derrumbada.