Yemen, la mayor crisis de seguridad alimentaria

0
98
El enviado especial de la ONU para Yemen, Ismail Ould Cheikh Ahmed, destacó en la sesión que el pueblo de Yemen paga el precio por una guerra entre sus líderes.

* 17 millones de personas en total están en una situación

de inseguridad alimentaria,  tal situación fue creada por

el conflicto internacional orquestado en territorio yemení.

Naciones Unidas.- Yemen, que enfrenta un conflicto interno iniciado en 2015, se convirtió ya en la mayor crisis alimentaria en el mundo, con 6.8 millones de personas al borde de la hambruna, de acuerdo con el coordinador de asistencia humanitaria de la ONU, Stephen O’Brien.

En una sesión en el Consejo de Seguridad de la ONU, O’Brien indicó que en Yemen 17 millones de personas en total están en una situación de inseguridad alimentaria y que tal situación fue creada por el conflicto internacional orquestado en territorio yemení.

“Yemen sufre la ignominia de tener una población de más 17 millones de personas que padecen inseguridad alimentaria, de las cuales 6.8 millones están a un paso de la hambruna”, destacó el funcionario.

O’Brien añadió que esta situación no ha sido creada por condiciones naturales, sino por el conflicto en que milicias houthies se enfrentan a una coalición internacional encabezada por Arabia Saudita, con el respaldo de Estados Unidos y Reino Unido, en apoyo del presidente Rabbu Mansur Hadi.

El funcionario precisó que esta situación ha creado que Yemen se encuentre en una espiral descendente hacia el colapso social, económico e institucional. “Si no hubiera conflicto en Yemen, no habría descenso al hambre, la miseria, la enfermedad y la muerte, y la hambruna ciertamente sería evitable”, afirmó el coordinador.

Asentó que la economía está colapsando, el empleo ha desaparecido, los precios de los alimentos y los combustibles se han disparado, y que continúan las graves perturbaciones en la pesca y la producción agrícola.

“La conclusión es que el alimento es en gran parte inaccesible para la mayoría de la población, especialmente para los más vulnerables, como los dos millones de personas que permanecen internamente desplazadas”, aseguró O’Brien. Además, enfatizó que la capacidad institucional de Yemen para responder a las necesidades básicas de la población se está desmoronando, lo que se revela por el hecho de que más de un millón de funcionarios públicos no han recibido su sueldo durante meses.

El coordinador humanitario de la ONU resaltó además que el fondo de emergencia para Yemen ha sido financiado sólo en 24 por ciento, o 489 millones, de los dos mil 100 millones de dólares solicitados a la comunidad internacional.

Asimismo, Yemen sufre una epidemia de cólera que ha afectado a miles de personas, una enfermedad que de acuerdo con O’Brien se está expandiendo a una velocidad sin precedentes.

“El tiempo se está acabando. El pueblo yemení enfrenta una ‘triple amenaza’ de conflicto armado, hambruna y enfermedad mortal que ya ha matado, herido, desplazado o afectado a millones de personas y no perdonará a nadie si continúa sin control”, advirtió O’Brien.

Por su parte, el enviado especial de la ONU para Yemen, Ismail Ould Cheikh Ahmed, destacó en la sesión que el pueblo de Yemen está pagando el precio por una guerra entre sus líderes.