Presionan camioneros

1
48
Transporte chantajista… La Secretaría de Movilidad minimizó las afectaciones que sufrieron cientos de ciudadanos por el paro de actividades que ayer hicieron varias empresas del transporte público del Valle de Toluca. Las autoridades estatales advirtieron que no cederán a presiones para elevar la tarifa del pasaje en esta zona del Estado de México. (Foto: Juan Hernández)

Gerardo GARCÍA HERNÁNDEZ

 

Al menos cinco empresas dejaron de prestar el servicio ayer, causaron molestia civil.

 

    La Secretaría de Movilidad rechazó que el transporte público en el Valle de Toluca haya hecho un paro generalizado como una manera de  presionar para aumentar la tarifa en el transporte y evitar someterse al ordenamiento del sector, aunque admitió  fueron 400 autobuses de los más de tres mil que operan en la zona, que no prestaron servicio de manera parcial  por cuatro horas este 9 de diciembre.

Desde las primeras horas de ayer  miles de  ciudadanos del servicio se vieron afectados en realizar sus actividades cotidianas y laborales, luego de que por lo menos 5 líneas dejaron de funcionar entre las que se encontraron Red, Intermetropolitana, Rápidos y Atsuzi, entre otros.

Fue en palabras de Víctor Legorreta Vargas, titular de la Dirección de Movilidad Zona 1, que desmintió el supuesto “amago” del “Pulpo Camionero” contra la dependencia, al justificar que la ausencia de circulación se debió a las pláticas que está sosteniendo el gobierno y los concesionarios para mejorar el servicio en toda la entidad.

Ante la insistencia de los medios de comunicación sobre el paro generalizado, el funcionario fue contundente en reiterar que los empresarios  no habían “reventado”, ni mucho menos  se estaban “revelando” por los recientes operativos llevados a cabo y en los cuales se han  retenido unidades.

“No reventaron (los transportistas) algunos tenían dudas sobre lo que fueron las revisiones, no se están revelando, al contario  nosotros podemos decir que de las 30 empresas que revisamos que son las que existen”, declaró.

Cabe recordar que el endurecimiento de la vigilancia en el transporte público del Estado de México se dio después de que casos como Diana Segura y Diana Heredia, universitarias atropelladas, salieron a la luz pública evidencia irregularidades que imperan en la operación de unidades.

Además, de la entrada en vigor de la Ley de Movilidad que pone como prioridad al peatón, antes de las unidades móviles.

Sobre el atrevimiento de la empresa que ópera el Mexibús de aumentar la tarifa del pasaje de 8 a 10 pesos, el funcionario estatal afirmó que ya se descartó dicha disposición, aunque de no acatar la determinación  -advirtió- se procederá con la detención de unidades de dicho esquema de transporte.

Además, aseguró  que  a corto, mediano y largo plazo no  se tiene contemplado analizar  un alzo  generalizado en el precio del servicio público de transporte, no obstante que reconoció que dicho ramo ha sido afectado por la crisis financiera que se vive a nivel mundial.